miércoles, 12 diciembre 2018, 03:00
Miércoles, 22 Agosto 2018 04:19

El duro oficio de ser decente

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Enfrentarse a una reparación doméstica por estos tiempos es un reto a la decencia y, a veces, hasta a la cordura.


No por gusto el nieto de mi amiga, al verla llorando a lágrima viva mientras una tubería de su patio echaba agua como indetenible surtidor, trató de consolarla desde la inteligencia de sus cinco años: «abuela, no llores más, cuando yo sea grande voy a ser arregla tuberías».

Le vaticino un próspero futuro como fontanero. Porque como en Cuba hay varias cosas de cabeza por estos tiempos, es seguro que el dinerito entrará a sus bolsillos con la misma potencia del agua que ahora brota a raudales de su patio.

Quien haya sufrido un salidero en su patio, una tupición en el fregadero, la rotura de una tubería en el baño —¡vade retro!—, la rotura de una ventana, de la cerradura de la puerta, la perreta de una olla arrocera o del refrigerador —¡válgame Dios!—, sabe de qué estoy hablando.

Claro, eso en el caso de que el sufriente no sea plomero, albañil, carpintero, cerrajero o electricista.

No voy a hablar de lo que se ha dado en llamar pirámide invertida, eso ya se sabe... y duele. Pero sí vale detenerse, como intento de indemnización a la abuela llorosa, en lo que significa para cualquier hijo de vecino con un salario medio hacerle frente a uno de esos desaguisados que ocurren en las casas.

alt

                                                        

                                                          Lo de Ulises fue poco al lado de la odisea que hoy representa un trabajo de plomería, albañilería o cualquier otra reparación en un hogar cubano.


Lo primero es encontrar un trabajador realmente calificado, más o menos decente, y que no te cobre un congo. Luego viene la odisea de los materiales. Ulises, el legendario héroe de la mitología griega, pudo enfrentarse a cíclopes, a tempestades, pero difícilmente hubiera podido sortear esos monstruos porque, entre sus muchos atributos,... era decente.

Irremediablemente, hay que «comprar por la izquierda», pactar con choferes que usan transportes estatales y cobran como si fueran los dueños. No pocas veces hay que vender cosas, propias o ajenas, para poder pagar. No imagino a la abuela de este cuento como merolica, proponiendo de puerta en puerta licras y calzoncillos bóxer.

Se cuenta medio en broma, pero es bien duro. Cuando al final de cada jornada de reparaciones pones la cabeza en la almohada, te preguntas por qué tiene que ser así, por qué hay que incurrir en la ilegalidad para resolver el problema.

Claro, existe la canalita, está el «rastro» —tantas veces auditado, visitado por inspectores—, la ferretería... pero quien espere encontrar en esos espacios todo lo que necesita para una reparación de urgencia, probablemente pueda practicar nado mariposa en la sala de su casa, si el asunto es una tubería partida.

Eso, por no hablar de los precios. Una medio parienta, madre de dos adolescentes, divorciada y a cargo de su padre anciano, sufrió al inicio de este verano la rotura de su refrigerador y todavía está pagando el arreglo. Ahora, su frío está arreglado y blanquito como un coco. Es un coco por fuera y también por dentro: agua na’ má’.

Confiemos en que esas cosas también cambien, ahora que tantas cosas se replantean para bien del cubano. Y que el nieto de la señora con salidero en el patio no siga abonando su meta de ser plomero. No digo que sea indigno serlo —es tan digno ese oficio como el de albañil y cualquier otro, cuando se ejercen con decoro—, pero duele que el niño lo vea como el único camino para secar las lágrimas de la abuela.

Visto 911 veces

Comentarios  

 
#27 Zugor Seg. 19-10-2018 13:11
Iba a opinar, pero ya lo hizo, muy claro, objetivo y en síntesis #4 Héctor 22-08-2018 09:19 cuyo criterio comparto 100 %.
Pero agrego: esos vagos y malandrines están explotando a quienes le rodean, aprovechándose como parásitos, de las necesidades de los demás (no importa quién), y de la débil actuación de los órganos del Estado que están ‘a la espera’ de denuncias (aunque le raspen la nariz de lo cerca que le pasan), del enfrentamiento únicamente popular, y de una toma de conciencia que no llega ni llegara, porque no caerá del cielo por sí misma, precisamente por la ausencia de la compulsión requerida, por violar la legalidad.
Se enriquecen escandalosa e impúdicamente a la vez que se fortalece en ellos la ‘conciencia’ capitalista del egoísmo y el lucro ‘a toda costa y todo costo’, mientras echan por tierra las conquistas de nuestra Revolución, de nuestro Socialismo.
 
 
#26 Angela 24-08-2018 09:37
Quien no se ha visto ante una situación como esta, es para volverse loco. Ahora no aparecen las resistencia de la hornillas electricas, pobre al que se le rompa la que tiene, hasta en 100 pesos se venden en la calle y no duran ni cinco meses, son cubanas, pésima calidad. Los que cocinamos con estas tenemos los pelos de punta. ?Habrá solución algún día?
 
 
#25 vilma 23-08-2018 15:11
Arquero comentario #6 y mirian comentario #5 yo se que este articulo no es para reirse; pero cuando lei el comentario de ustedes dos que manera de reirme, los cubanos somos asi en las situaciones tragicas nos da por reirnos al parecer Dios nos dio esta valvula de escape ya que las cosas que nos pasan son de pelicula. este articulo esta muy bueno, lastima que todo el mundo no lo pueda leer.
 
 
#24 manuel. 23-08-2018 13:57
Analicen. Isla de la juventud. 6 limones $ 1 CUP. la libra de carne de Puerco. 12 CUP. cualquier provincia. mejor que la Habana.
 
 
#23 Andres R 23-08-2018 13:25
Esto no es más que la mera realidad del cubano de a pie, pero el estado también tiene que ver con esta madeja de cosas insólitas que nos suceden. En las tiendas que venden piezas de plomería de plástico los precios son como si fueran de plata, estas mismas piezas las venden los merolicos y entonces el precio es el doble y muchas veces no aparecen en las estatales. Todo se convierte en una cadena por que al albañil, plomero, electricista, etc cuando va a comprar carne de puerco la libra le cuesta 25 pesos y si es de bistec 40 y así sucesivamente. Yo ví un mecánico de televisión cobrarle a una vecina 75 cuc por repararle un televisor Panda (1875 pesos), ese dinero no lo tiene nadie de salario en Cuba en un mes y el señor muy facilmente le explicaba que ese era su trabajo y a él no le regalaban las piezas para reparación. (El hombre le habia cambiado un transistor).
 
 
#22 manuel. 23-08-2018 13:11
Ya no hay cemento en ninguna tienda y si entra al rastro del estado ya viene con nombre y apellidos. es para los rastros particulares ahora es por la izquierda. pero a lo cubano. saco doble. 300 $ CUP. es la nueva modalidad. al igual que la arena y polvo de piedra.. si no hablas con un motovolcotero. te cobra 450 $ CUP metro cuadrado y te lo dejan en la puerta de tu casa. no vayas al rastro. verlo por la calle. y si quieres instalación de plomería. de todo. pero prepárate para el infarto. NA cosas de CUBA. ASI SE CONSTRUYE EN NUESTRO PAIS. y esto lo saben hasta en el planeta MARTES. En la construcción reduce alimentos. y cero salidas. después que termines. comienza la recuperación. si puedes recuperarte. a no ser que recibas un dinerito de AFUERA.
 
 
#21 vilma 23-08-2018 12:18
Asi mismo los Cubanos no podemos entretenernos cuando nos estan haciendo un arreglo en la casa o con un equipo electrodomestic o. Si te piden agua fria en lo que das la espalda, te cambian una pieza del equipo y si es de costruccion tienes que estar atentamente mirando. Y despues a pagar un dineral. Pienso que el salario minimo de los Cubanos debe ser de 5000 pesos MN. y para tener menos estres comparado con los precios de la oferta en todos los sectores. Todo muy caro, un simple almuerzo diario para cuatro personas te viene saliendo en 300 pesos MN. Sin contar que tienes que tapizar los muebles, cambiar puertas y ventanas, forrar colchones, azulejear baño y cocina, te mueres en el intento etc. etcetera.ect.
 
 
#20 Teresa 23-08-2018 11:17
Bueno y si les dijera que yo tuve que arreglar varias rajaduras perceptibles que se veían desde abajo y algunas eran bastante profunda para que no siguieran profundizando de mi casa por fuera, en un edificio que vivo en la 2da planta sin contar la PB, pues se colgaron por fuera y lo tuve que arreglar, pues si las dejo siguen para adentro y entonces es un problema, ustedes saben que eso con la lluvia es fatal, se cae el edificio, nada más lo hice en mi parte, porque no puedo hacerlo en todo el mismo, eso no me compete, eso le compete al estado la reparación capital, porque no hay dinero para pagar, estoy de acuerdo que el estado no sufrague los gastos; pero se puede hacer una tasación de los trabajos de albañilería, carpintería y pintura y el que habita el apto que pague la cantidad que le corresponda depende el tamaño de su reparación, claro, el banco que preste el dinero y cada apartamento que pague a través de un crédito, que no sea chapucería, ni se roben los materiales; pero que nos puedan facilitar los mismos, ahora hay que estar mirando a cada rato lo que te están haciendo en la casa, como si uno fuera un guardián, no puedes pasarte el día en otra cosa, tienes que alternar, eso lo dijo por experiencia y no con uno, cualquiera es de todo en este momento y te hacen cada charranada y te quieren cobrar un ojo de la cara, como dice el refrán: EL OJO DEL AMO ENGORDA EL CABALLO.
 
 
#19 Dossier 23-08-2018 09:26
Muy buen articulo, pero a pesar de todas estas cosas maquiavelicas que estamos viviendo y que parecen no tener fin seguimos tapando el sol con un dedo..... que horrorrrrr!!!!
 
 
#18 Alfredo Pita 23-08-2018 08:47
Excelente reabajo, refleja el día a día del cubano de a pie
esneh
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar