viernes, 21 septiembre 2018, 03:46
Viernes, 14 Septiembre 2018 10:55

MIRAR(NOS): Sexo bondage

Escrito por  Liz Beatriz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Si buscara un similar para la palabra «bondage» en castellano de Cervantes alguien no muy ducho en materias relacionadas con lo sexual, un recién llegado a esta columna pudiera confundirla con bondad a la hora de…


Si buscara un similar para la palabra bondage en castellano de Cervantes alguien no muy ducho en materias relacionadas con lo sexual, un recién llegado a esta columna pudiera confundirla con bondad a la hora de… ya usted sabe. Nada que ver, es más, diría que resulta todo lo contrario, la otra punta de la cuerda.

Nunca mejor empleado el último sustantivo del primer párrafo de hoy, porque el sexo bondage, siempre o casi siempre, lleva implícitas las cuerdas. No me mire así, enseguida explico.

Antes, como un alto en el camino, otórgueme la posibilidad de aclarar que no necesariamente se vincula a látigos, antifaces o juguetes sexuales. No hay una regla de oro que implique estos elementos, ni hay por qué confundirlo con el sadomasoquismo, izado como bandera en la película Cincuenta sombras de Grey (aunque, como lectora, me parecieron muchas más sombras), basada en la novela homónima de E. L. James.

A lo que iba: el sexo bondage consiste en inmovilizar el cuerpo de una de las personas durante la relación sexual. Una inmovilización ingenua y medio torpe a veces, que se puede hacer con cuerdas o con otros accesorios.

Les sorprendería saber, sobre todo a los que me leen desde Cuba, la cantidad de esposas, por solo citar un ejemplo, que pueden vendernos en diferentes páginas virtuales. No hay nada deshonroso en la práctica. Verá cómo al final yo le convenzo.

Históricamente, el bondage fue una práctica japonesa utilizada para inmovilizar a prisioneros (también denominada shibari, que significa «atadura») y que, a lo largo de los años, ha evolucionado para convertirse en una atadura erótica, utilizada para practicar sexo.

En esa aureola y sinéresis que le otorgamos a todo lo vinculado al sexo, llegando a «santificar» todo lo que no puede ser santificado finalmente, siempre y cuando el acto en sí mismo sea sensato, seguro y consensuado, también nosotros damos el visto bueno.

Que conste: no pretendo instaurarlo como una práctica religiosa de cada sábado, por ejemplo. Simplemente, invito a quienes me leen a romper de una vez los prejuicios que nos atan más que cualquier esposa o pañuelo utilizado en el sexo bondage.

De hecho, he leído que el atractivo del bondage para las personas practicantes reside en la confianza y el intercambio de responsabilidades sobre el placer del compañero o compañera, junto al placer creativo y estético, que, unido a la visión del cuerpo humano encordado como una singular obra de arte erótica, constituye una praxis compleja entre lo ritual y lo sexual. Absolutamente de acuerdo, no digo más. Para su práctica, ¿dónde debo firmar?

Visto 959 veces Modificado por última vez en Martes, 18 Septiembre 2018 14:33

Muchas veces los conceptos sensualidad y sexualidad se confunden, debido a la medio borrosa línea que los separa es muy fácil la tendencia de enmarcarlos bajo el mismo concepto.

Muchos tabúes giran en torno a su práctica durante la gestación y hoy Cubasí se propone desmitificar tales pareceres.

En la película El lado oscuro del corazón el protagonista, es la escena más memorable, se cuestiona sobre el verdadero significado del amor.

Una de las telenovelas que retransmite Cubavisión Internacional me ha puesto a pensar en el tema de hoy. La cara oculta de la luna vuelve a poner sobre el tapete el tema del VIH...

El orgasmo, y esto está probado científicamente, hace que desaparezcan los dolores de cualquier naturaleza, incluso los musculares.

Con atraso he leído, 50 sombras de Gregorio, de Rosella Calabró. Yo no había devorado, como muchas colegas, el que no puede llamarse erótico texto 50 Sombras de Grey.

Si el cubano pierde a usted igualmente le quedará la sensación (in)grata de que se pudo hacer más, de que para la próxima será...

En primerísimo lugar pido perdón a los lectores que buscaron cada viernes esta sección. 

Comentarios  

 
#8 Galano 20-09-2018 13:53
Galano; Liz, si pudieras enseñarme, saludos.
 
 
#7 nly 18-09-2018 11:50
Muy buen articulo, gracias por cada dia ampliar nuestra mente, aunque realmente ya habia firmado, jajaja. Con respecto a Yoel, gracias por aclararnos, creo que todos aprendimos un poco, en fin, practíquenlo y vivanlo. Que tengan buen día.
 
 
#6 UNA TARDE DE NOVIEMB 18-09-2018 09:57
Amiga Liz,...... muchas gracias por lo que nos escribes.
 
 
#5 Rey 18-09-2018 08:55
Soy del criterio que en el sexo se puede hacer cualquier cosa siempre y cuando se haga de mutuo acuerdo y sea para el disfrute de los dos
 
 
#4 Yoel 14-09-2018 17:34
a verdad esta bueno el articulo como modo introductorio y motivador para quienes quieran probar algo distinto, pero no se si por falta de espacio o conocimiento sobre el tema, solo se queda en la duda de la idea, o sea como una especie de .... que es esto? Lo unico que le puedo señalar, es el error historico de que el bondage es originario del Japon, el shibari de hecho es un arte marcial, ... algunas de sus tecnicas se han transformado en el KIMBAKU o arte de atadura tensa, shibaru es solo la accion de atar, muy alejado de cualquier practica sexual. La palabra como tal viene del frances, que significa cautiverio y/o esclavitud, y mas que cuerdas, se utilizan dispositivos para restringir los movimientos, dando la sencacion de perdida de control o mas bien necesidad de el, rindiendose a ser parte activa del acto. No es dolor o supresion, o desprecio lo que se practica, sino mediante la inmovilizacion, quitar toda responsabilidad de accion y someterse libremente a ser bañada(o) de acciones placenteras. Una vez mas creo que antes de hablar sobre el tema se deberia hacer una buena investigacion, y de hecho ni siquiera probarlo, sino leer mas, informarse mas, para luego no dar impresiones erróneas. De hecho poco o nada tiene que ver la imagen con el contenido del articulo, pues mas bien el latigo (o mas bien la fusta) es un elemento de practicas sadomasoquistas , que se pueden mezclar o no con el bondage, de hecho ni siquiera las esposas o grilletes son lo que los identifica, sino una gargantilla sea de cuero u otro material, con una argolla como elemento para empezar la inmovilizacion.
 
 
#3 UNA TARDE DE NOVIEMB 14-09-2018 15:12
Liz...... me recuerdas a Diana Castaño,... en algunas de sus excéntricas ocurrencias.
De cualquier modo, eres un excelente periodista. Siempre te sigo.
 
 
#2 elissa 14-09-2018 12:05
YO ESTOY APUNTADA HACE RATOOO JJJ MIS CUERDAS SON DE LA TIENDA LAS Q VENDEN COMO TENDEDERAS FINITAS X SI QUIEREN SABER DONDE ENCONTRAR JJJ LIZ COMO ME REFLEJO EN LO Q ESCRIBES. SALUDOS
 
 
#1 Mimisma 14-09-2018 11:36
!Me apunto" jajaja
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar