domingo, 21 octubre 2018, 21:10
Sábado, 06 Octubre 2018 04:24

Ajedrez queda por debajo en Georgia

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros, Especial para CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)
  Omar Almeida, que entre los defensores de la cuarta mesa compitió de buena manera y se ubicó entre los 20 primeros. Omar Almeida, que entre los defensores de la cuarta mesa compitió de buena manera y se ubicó entre los 20 primeros.

Daba la impresión de que las muchachas salvarían la honra, pero tampoco ellas lograron ubicarse entre los 20 primeros equipos durante la Olimpiada Mundial de ajedrez que acaba de culminar en la ciudad georgiana de Batumi.

Hemos dicho en otras ocasiones que la ubicación final a veces es engañosa, porque depende mucho del pareo en la última fecha, y en esa nuestras chicas no pudieron con el potente elenco de Francia. Básicamente, creo que el objetivo se escapó ante Italia, un plantel con el cual las nuestras tenían posibilidades de triunfo y salieron derrotadas, e incluso contra Argentina, ante la cual no se pasó del empate.


No obstante, no podemos decir que nuestras muchachas hayan competido mal, pues tanto la veteranísima Maritza Arribas como la pinareña Yerisbel Miranda y Lisandra Llaudy terminan con ganancias en sus respectivos coeficientes Elo.


La gran noticia fue Yerisbel, quien estuvo a punto de llevarse una medalla como suplente al finalizar en el cuarto puesto en esa categoría, y sumará 27,8 puntos a su acumulado.


En cambio, muy por debajo quedaron Lisandra Ordaz y sobre todo Yaniet Marrero, quien perderá 28 unidades en la próxima actualización del ranking mundial, aunque como acostumbramos decir en estos casos, las cubanas prácticamente no compiten al máximo nivel y eso a la hora de la verdad suele pasar factura.


En el caso de los hombres, no eran muy altas las expectativas, pero seguro nadie pensó tampoco en regresar con el puesto 61, cuando con ausencias y todo partían en el lugar 33 según la preclasificación.


Aquí solamente podrá sumar Omar Almeida, que entre los defensores de la cuarta mesa compitió de buena manera y se ubicó entre los 20 primeros. El resto estuvo por debajo, aunque justo es reconocer que sus descensos serán menos notables que los de Yaniet.


Para ellos las cosas se torcieron casi desde el principio, cuando en la segunda fecha no pasaron del abrazo con Mongolia, luego perdieron con Bélgica y Suiza, y volvieron a igualar con Macedonia, selecciones todas que estaban por debajo de la nuestra, según el Elo inicial.


Por estas causas, en esta ocasión no pudimos ni siquiera encabezar a los equipos de Latinoamérica en ninguno de los dos sexos, y sabemos que nuestra región geográfica no es ni de lejos la más desarrollada en el juego ciencia. Tuvimos ausencias, sí, pero de todas maneras no se compitió bien.

Visto 238 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar