martes, 11 diciembre 2018, 18:23
Miércoles, 10 Octubre 2018 04:43

Reverendo Joel Ortega Dopico: "El bloqueo es una mancha en la historia" (+ VIDEO)

Escrito por  Dayan González
Valora este artículo
(0 votos)
Reverendo Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo del Consejo  de Iglesias de Cuba Reverendo Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba

Entrevista al reverendo Joel Ortega Dopico, Secretario Ejecutivo del Consejo de Iglesias de Cuba

¿Cómo es la lucha de las iglesias de Cuba contra el bloqueo?


Algo muy importante a destacar es que este año se cumplen 50 años, fue en 1968, que las iglesias dirigidas por el Consejo de Iglesias en los Estados Unidos hicieron sus declaraciones en contra del bloqueo. Desde ese año las iglesias cubanas y norteamericanas y en todo el mundo en general hemos estado abogando por la eliminación de lo que consideramos que es algo inaceptable desde el punto de vista ético y desde el punto de vista moral.


El bloqueo pertenece a un siglo que tiene sus manchas como es el siglo XX, que fue el siglo de las dos Guerras Mundiales, fue el siglo donde se instituyó el bloqueo. Pero también fue el siglo de la primera derrota del imperialismo tanto en Vietnam como en Playa Girón. Es el siglo donde surge la Revolución Bolivariana, donde surge dentro de la iglesia la teología de la liberación. Ese es el contexto al que pertenecemos y esperamos que algún día el futuro nos mire como esa historia donde hubo manchas y luces y donde Cuba estuvo del lado de la luz.


¿Cuáles son las principales afectaciones del bloqueo al pueblo de Cuba y a las iglesias en el país?


Evidentemente el bloqueo tiene un peso humanitario significativo sobre la población cubana que lo vemos diariamente en nuestras congregaciones, en nuestras iglesias, en nuestra gente de pueblo, sencilla que sufre de las más diversas maneras por carencia de medicamentos, de materias primas para nuestro país y de tecnología que necesitamos a veces para desarrollar medicamentos, en el desarrollo de la cultura, en el desarrollo propio de la iglesia también.



Vemos que estas políticas de la administración actual de los Estados Unidos y otras que han precedido no edifican para nada las relaciones entre las iglesias y la libertad religiosa en los Estados Unidos impidiendo el intercambio, impidiendo la viabilidad de la llegada a Cuba de materiales, de libros, de biblias para el sector religioso.

¿Cómo la historia recogerá al bloqueo?


El bloqueo es algo que la historia lo reconocerá como una de esas grandes manchas que tuvo la humanidad en el siglo XX y que todavía alcanza hasta el siglo XXI.
Esperamos que pronto con todo el apoyo que tenemos de las naciones de este mundo y con todo el pueblo norteamericano que cada día conoce más la verdad de Cuba, una verdad que el gobierno no pueden seguir ocultando a través del dominio que tienen en los medios de comunicación de los Estado Unidos, el dominio que tienen en la política con el que quieren engañar a ese pueblo ocultándole la verdad de Cuba. Una verdad que recientemente en Nueva York varios profesores de la Universidad de Columbia coincidían y decían: Cuba ha resuelto el problema de no tener “homeless”, traducido al español sin hogar, y una ciudad tan rica como Nueva York, está llena de personas sin casa, sin ningún tipo de asistencia médica, ni seguro social y ellos decían que Cuba ha resuelto esos problemas, y que su gobierno tiene que aprender mucho de lo que la sociedad cubana está haciendo y como lo está haciendo. Con menos recursos bloqueado pero está desarrollando a su pueblo y garantizándole las necesidades básicas inmediatas.



El bloqueo es una gran barrera para el desarrollo de nuestro país y va totalmente en contra del objetivo de desarrollo sostenible que marcan las naciones. Son políticas que tienen los imperios cuando están en crisis y quieren permanecer y quieren ocultar esa verdad que desde nuestra nación se impone que es el ejemplo para muchos pueblos que tienen su esperanza puesta en Cuba, en el modelo cubano, porque le modelo de los Estados Unidos es un modelo capitalista, de consumo, donde el ser humano se convierte en un producto, en una mercancía, en una herramienta más donde cada vez se aleja el ser humano de su familia, de su hogar, de su comunidad y ese no es el modelo que queremos para el mundo. Queremos un modelo de hermanos, de amigos donde el barrio y la familia estén integrados y donde juntas y juntos pongamos siempre primero al ser humano.

Visto 358 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar