lunes, 17 febrero 2020, 16:17
Martes, 30 Octubre 2018 07:57

DE CUBA, SU GENTE: Ingrid

Escrito por  Diana Castaños/Especial para CubaSí

Se llamaba Ingrid y tenía 15 años. Tenía los brazos redondos como la palabra roma y el cuello liso y vertiginoso.

                                                                                                       A Ingrid Morales


Estábamos en la Escuela Vocacional Lenin. Las dos, en lo alto de la piscina de clavado. Era de noche y estaba —como casi todo en la Lenin y más tarde descubrí que como casi todo en todos lados— muy prohibido estar ahí a esa hora. O a cualquier hora.

Pero allá estábamos. Ella con sus brazos redondos. Y yo: yo tenía (y todavía tengo) ojos de esfinge virginal, ojos de silencio que resplandecen en el silencio como tan solo lo hace el hielo.

Estábamos allá arriba, en lo alto, leyendo poemas de Baudelaire. Demasiado alto los leímos, supongo, porque nos sorprendieron. Pero solo escucharon una voz. Ingrid me dijo que no había necesidad de pagar las dos justas por pecadoras. Que era muy de noche, que no se atreverían a subir (la escalera estaba a punto de caerse y era en verdad muy peligroso), y que solo una de nosotras debía asumir la culpa.

Y ella salió. La castigaron y la humillaron un poco más de lo debido, por supuesto. Era normal en esos tiempos. Pero ella asumió toda la culpa y me mantuvo el expediente limpio e impoluto.

Ella era estoica. Y sus manos eran como pedazos de día que caen revoloteando en la mitad de la noche.

Por eso no entiendo. No entiendo que me digan que encontró un puente. Que sus brazos firmes como caudal, frescos como la maternidad no nadaron, que se tiró de cabeza al río debajo del puente y junto con ella cayó toda la trágica indescifrable historia de la especie.

Modificado por última vez en Miércoles, 31 Octubre 2018 10:59

Comentarios  

 
#6 Ivy 24-09-2019 12:20
Diana, quizá Ingrid ya estaba en lo profundo de ese río, sin haberse lanzado del puente. Quizá no tuvo un motivo que la hiciera dudar. Qué habrá pasado, solo ella lo supo.
Hace exactamente 21 años, tuve una buena amiga que también hizo lo mismo. No lo entendí en ese entonces, nadie entendió, porqué una persona alegre, demasiado alegre, hermosa, con unos azules que eran la envidia de todas, inteligente, de buena familia, casa, carro, posición. Al cabo de los años entendí que sólo fue por miedo a defraudar a las personas que amaba realmente, se sintió sola, acorralada, y sus jóvenes e inexpertos 15 años, se fueron a la mierda desde un cuarto piso.
Alex del Piero, me gustó mucho la alusión que hizo a Varela: ella fue un ángel que desapareció intentando tocar el sol.
Aún hoy, cuando escucho esa canción, la recuerdo tanto.
 
 
#5 alex del piero 28-11-2018 10:35
Como dice Varela Nadie le dio un poco de amor... nadieee!!! Nadie arrullo su corazon, por eso se fue Buscando otro lugar y Como un Angel se Desaparecio...
 
 
#4 la de siempre 12-11-2018 15:29
bueno, diana, pero eso de verdad paso?
que triste eso que cuentas diana, pero bueno, nadie como tu para contarlo.
 
 
#3 mercy 10-11-2018 17:32
Diana, cuanto tiempo ha pasado desde que le sonreiamos a la luna...
 
 
#2 UNA TARDE DE NOVIEMB 01-11-2018 11:57
Diana..... los años del Preuniversitari o no vuelven a repetirse en nada,...... ni en los amigos de entonces..... cuya lealtad e incondicionalid ad....... muchas veces traducidas en Quijotadas,.... no se vuelven a encontrar, en ningún otro lugar ni instancia.
 
 
#1 UNA TARDE DE NOVIEMB 31-10-2018 15:28
Diana..... eran por entonces muy jóvenes,..... hoy Ingrid se hubiera detenido en el puente..... y mirando el agua contaminada del rio..... se hubiera extasiado en meditar.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar