miércoles, 12 diciembre 2018, 06:44
Sábado, 27 Octubre 2018 07:15

Estados Unidos: Cachumbambé electoral

Escrito por  Nicanor León Cotayo/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Aunque muchos dan por segura la Cámara de Representantes en manos demócratas, otros lo matizan en el Senado.


Hay un aspecto que persiste, la inseguridad en cuanto a las perspectivas y tendencias del voto demócrata.

Una reciente encuesta del Centro Pew de Investigación arrojó como resultado que siete de cada 10 hispanos reprochan el mandato de Donald Trump, pero no esclarece si por ese motivo votarán por los demócratas o si saldrán a votar.

La periodista Kellen Browning que escribe para varios medios en Washington a continuación dijo, este jueves, que el 69 por ciento estaba pesimista y desencantado sobre la situación económica y política del país.

Mark Hugo López, director de Migración Global y Demografía del Centro Pew declaró “Muchos hispanos nos han dicho en encuestas pasadas que tanto demócratas como republicanos comparten la culpa de no aprobarse una reforma a las leyes de inmigración”.

Pero, agregó que el porcentaje de hispanos elegibles que votaron en 2016 retrocedió en las dos comicios anteriores.

Y se pregunta: “¿Es posible que la misma dinámica se imponga este año? No sabemos, eso está por ver”.

Mientras, el 47 por ciento de los hispanos entrevistados dijo que su ambiente es peor que un año atrás y el 55 por ciento tiene mucha preocupación por las deportaciones.

Aproximadamente el 30 por ciento de los encuestados no son ciudadanos estadounidenses y no pueden ejercer el sufragio.

En general, el 67 por ciento respondió que está inscrito para ir a las urnas.

A nivel nacional, la cifra de hispanos aptos para votar en los próximos comicios es de unos 29 millones, aunque, aclara Pew, eso no significa que todos lo hagan.

En la última década la participación de los hispanos en las elecciones intermedias ha estado bajando, como por ejemplo, cuando en 2014 solo lo hizo el 27 por ciento.

Pero hay algunas señales de que este año están dispuestos a votar.

El 52 por ciento expresa la posibilidad de hacerlo, superior al 35 por ciento en 2014.

Kyle Kondik, director gerente de Sabato’s Crystal Ball, que estudia tendencias electorales, manifestó:

“Parece que en los lugares donde los demócratas dependen mucho del voto hispano, no se ha trabajado de la forma que ellos esperaban, en parte porque los hispanos no salen a votar en grandes cantidades, sobre todo en las elecciones intermedias”.

Los demócratas tienen mejores perspectivas en distritos suburbanos donde los electores blancos con educación universitaria parecen estar volviéndose contra Donald Trump, subrayó Kondik.

El portavoz del Comité Demócrata de Campaña Congresual, Javier Gamboa, señaló a periodistas que los demócratas han dedicado 25 millones de dólares a persuadir el voto de minorías, mujeres y jóvenes.

“Conseguir que los electores demócratas hispanos salgan a votar será clave para nuestra victoria”, agregó Gamboa.

Los hispanos de más edad con “más raíces” en Estados Unidos tienden a ser más conservadores que los que llegaron hace poco, dijo Kondik.

“A los electores hispanos les interesa una economía fuerte, empleos bien remunerados e igualdad de oportunidades económicas”, afirmó Jack Pandol, portavoz del Comité Congresual Nacional Republicano.

¿Cuál es uno de los pretextos de portavoces republicanos para crear dudas en el campo de sus adversarios?

Martillar que si llegaran a dominar los demócratas se enfrentarían a un incremento de los impuestos y al tipo de economía de la administración Obama.

Todo, en medio de las conocidas disputas y dobleces que caracterizan a los procesos electorales que tienen lugar en Estados Unidos.

Visto 375 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar