sábado, 15 diciembre 2018, 18:57
Domingo, 18 Noviembre 2018 08:13

Demandan a cadenas de farmacias por crisis de opioides en EE.UU.

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

Florida impulsa hoy una demanda contra las dos mayores cadenas norteamericanas de farmacias, Walgreens y CVS, por considerar que contribuyeron a la crisis de consumo de opioides en ese estado sureño y a nivel nacional.


El recurso legal sostiene que CVS y Walgreens incidieron en el auge de la epidemia de opioides al no tomar las medidas necesarias para detener las órdenes sospechosas de medicamentos y evitar las ventas ilegales.

La queja también alega que ambas cadenas dispensaron cantidades excesivas de opioides desde sus establecimientos.

De acuerdo con la fiscal general del estado, Pam Bondi, los dos gigantes de las farmacias se suman a un caso ya existente contra Purdue Pharma, el producto del OxyContin, y contra otros fabricantes.

Continuaremos persiguiendo a las compañías que jugaron un papel en la creación de la crisis de los opioides. Miles de floridanos han sufrido como resultado de las acciones de los acusados, expresó Bondi en un comunicado.

Según la demanda, Walgreens distribuyó 2,2 millones de tabletas de opioides en su tienda en Hudson, una localidad de 12 mil habitantes del área de Tampa, mientras que en un pueblo no identificado, donde radican tres mil personas, vendió 285 mil píldoras en un mes.

En el caso de CVS, la queja sostuvo que esa cadena comercializó 700 millones de dosis de opioides de 2006 a 2014, incluidas ventas de gran tamaño en Hudson y otras dos ciudades cercanas.

Mediante un comunicado enviado al portal digital The Hill, esta última compañía consideró sin mérito la demanda, al decir que está comprometida 'con los más altos estándares de ética y prácticas comerciales, incluido el cumplimiento de todas las leyes federales y estatales que rigen la dispensación de recetas de sustancias controladas'.

A decir de CVS, se dedica a ayudar a reducir el abuso y desviación de medicamentos recetados y tiene políticas estrictas, procedimientos y herramientas para que sus farmacéuticos ejerzan la responsabilidad profesional a fin de evaluar las prescripciones de sustancias controladas antes de surtirlas.

El alto consumo de opiáceos en el país ha sido un tema seguido por la administración de Donald Trump, quien el pasado año declaró una emergencia nacional de salud pública a raíz de esa crisis, que provocó casi 48 mil muertes en 2017.

Trump firmó el 24 de octubre último una ley bipartidista dirigida a contener este fenómeno y a evitar la entrada al país de potentes drogas como el fentanilo, un opioide sintético.

La legislación pretende reducir el acceso a dichos productos; abrir vías a la prevención, el tratamiento y los servicios de recuperación para los adictos; combatir los opiáceos ilegales; y favorecer la investigación de tratamientos contra el dolor que no se deriven del opio.

Visto 462 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar