viernes, 14 diciembre 2018, 22:00
Jueves, 06 Diciembre 2018 05:19

¿De qué te vas a disfrazar? De sociedad de consumo

Escrito por  Giusette León García/CubaSí
Valora este artículo
(14 votos)

No me preocupa de qué se disfrazan concretamente nuestros niños y niñas; me alarma de qué nos disfrazamos como sociedad, me consterna el peligro de confundirnos en el juego y perder el rumbo.


Siempre me gustaron las fiestas de disfraces. De niña fui gitana, hawaiana, dama antigua, enfermera, bailarina... El top en la familia lo tuvo un disfraz de policía que mi mamá le cosió a mi hermano, quedó exacto. Vamos, tengo que reconocer que crecí en una familia que nos seguía la corriente y, además, tenía habilidades manuales de las que todavía se aprovechan mis hijos.

Era una fiesta de papeles de colores, ropas viejas modificadas; era la fiesta antes de la fiesta: los chiquillos abejeando alrededor y las madres-tías cosiendo por aquí, pegando por allá. Ahora, ¡qué panorama tan distinto! Si te invitan a una fiesta de disfraces, es como inocularte un fuerte dolor de cabeza, porque supuestamente los niños quieren vestirse de Frozen o Spiderman; al vecinito le trajeron de Miami hasta el calzoncillo de Mickey Mouse, y a la otra se los alquilaron en una casa de fiestas.

Que sí, que existen ya en Cuba, se promocionan en Internet con disfraces “originales” de todos los tipos, para todas las edades. Y yo pregunto: ¿qué es un disfraz original y quién lo pide realmente? Para mi amiga Liliet “no hay nada más original que ser creativo y, a la vez, enseñarle a tu hijo esa parte en la que tiene que usar la imaginación”. ¿Piensan así todas las madres? Les pregunté la preferencia a algunas de mis colegas de maternidad.

alt

Rouslyn asegura que “por cuestiones económicas, nunca he sido de alquilar trajes o disfraces, tampoco tengo idea de a dónde tendría que recurrir para alquilar un disfraz. A mi hijo no le ha tocado disfrazarse mucho, si acaso lo ha tenido que hacer en alguna que otra actividad del círculo infantil o la escuela, y hasta ahora siempre hemos resuelto con ropa que tenemos en casa, pero yo no tengo habilidades como costurera, así que reconozco que me pone en un aprieto”.

Ella recuerda: “Por lo general, en mi infancia, las veces que nos disfrazábamos en actividades escolares lo hacíamos con lo que teníamos en casa, usando la creatividad. Claro, eran otros tiempos; creo que la varilla en ese sentido hoy está más alta y la gente es más exigente con la calidad de los disfraces”.

¿La calidad? ¿Se entiende por calidad que sean de fábrica, estándares o lo más cercanos posible al personaje original? Pienso que a eso se refiere Rouslyn, pero otras, como Danay, afirman que: “En estos tiempos, para llevar al niño bien disfrazado tienes que ponerle cosas de muñequitos de los que ellos ven, trajes modernos... Las niñas ya no pueden vestirse de hadas como hacíamos nosotras, con cualquier bata y una varita de cartón forrado. Ahora vas y le alquilas un disfraz de hada de verdad con todo lo que sale en las películas o le compras varitas que alumbran; todo el mundo lo hace y el hijo de uno no va a ser menos”.

altPues mi hijo y yo debemos estar locos. Mírenlo aquí, vestido de Elpidio Valdés, orgulloso junto a los lindos y coloridos muñes de Disney, con la caracterización de la que él se antojó y por la que puso a correr a toda la familia. Claro, hay un detalle: a mi niño le encantan los dibujos manga y también los súper héroes, pero recibe más o menos la misma dosis del caricaturesco y épico súper héroe cubano.

Lilian parece que está de acuerdo con Javi y conmigo en cuanto a que la originalidad y la calidad no se compran: “Bueno, trataría de hacérselo yo. Lo vestiría de mambí. Estoy segura de que sería el único mambí de la fiesta entre tantos Spiderman, Batman y demás”.

Otras madres son muy prácticas. Con una lógica elemental, Marlan simplifica la cosa: “Si no tengo tiempo y sí tengo dinero, lo alquilo; si no, lo invento, que debe ser mejor”. Yuri también tiene sus motivos bien planteados: “Yo se lo alquilo por dos razones: la primera, que aquí se carece de los recursos para conformarlo, y la otra, que no tengo mucha iniciativa”.

Algunas, como Adita, pueden ser especialmente definitivas en su criterio: “Se lo invento yo misma, primero que todo por desarrollar entre las dos la creatividad y poder escuchar sus propuestas, sería una actividad más que desarrollaríamos juntas y contribuiría a fortalecer eso lindo que quiero sembrar en ella de complicidad madre e hija.

“Y lo otro, amiga, es que para los alquilados la economía no da, y las personas que se dedican a este tipo de negocio se aprovechan y los precios por las nubes y, como si fuera poco, en CUC; por lo tanto, me quedo con lo primero y logro unir las dos cosas, el disfrute con mi nena y el ahorro económico”.

Y realmente yo tampoco pretendo llevar al paredón al negocio de los disfraces alquilados o la ilusión de los parientes que viven en el extranjero de consentir a sus niños, más bien me preocupa que la cosa va pasando de “gusto” o “posibilidad” a la categoría de necesidad.

No me preocupa si las niñas se disfrazan de Piedad con su querida muñequita negra o de la Cenicienta, me preocupa si les enseñamos a ser buenas, si les mostramos lo que es esencial o las y los dejamos en la superficialidad sobre la que alertaba El Principito: “Los hombres no tienen tiempo de conocer nada, compran las cosas hechas en los mercados…”

No me preocupa de qué se disfrazan concretamente nuestros niños y niñas, me alarma de qué nos disfrazamos como sociedad, me consterna el peligro de confundirnos en el juego y perder el rumbo.

Visto 360 veces

Comentarios  

 
#15 Zugor Seg. 07-12-2018 13:29
Ninguna persona ha sido nunca ‘libre’ (de hacer lo que le venga en ganas y cuando le venga en ganas), tal y como lo ven no pocos débiles mentales penetrados…curt urarmente, que realmente ‘predican’ el libertinaje, el desenfreno y el irrespeto, aunque atente contra la moral y la sociedad, con la intencionalidad aviesa, malvada torcida y muy, muy mal intencionada de hacer contrarrevoluci ón cobarde, solapada, disfrazados de defensores de ‘derechos’. Así de mondo y lirondo.
Desde que el ser humano decidió vivir en comunidad, fue libre quien se lo ganó (como los cubanos en Cuba Revolucionaria y Socialista), quien lo puede (como aquí, en Cuba) pero con respeto al prójimo, con ética y con moral, mucha moral, y no los que son mercenarios, los esclavos mentales, los cipayos, testaferros, serviles y rastreros que en cuerpo viven aquí y en mente donde sus amos y señores.
Sugerencia: Que se ponga el sayo, quién le sirva, pero definitivamente ya tiene destinatario entre estos comentarios...
Por cierto, es innegable que «…todos estamos sujetos a las influencias nocivas…», pero también lo es que NO es obligado a sucumbir ante ello, que NO nos va la vida si no sucumbimos ante ello, Y SÍ cuesta caro, muy caro a quiénes amen la libertad, en caso de hacerlo. Y en Cuba Socialista, de Fidel, ¡LOS VERDADEROS CUBANOS AMAMOS LA LIBERTAD!
 
 
#14 LISY 07-12-2018 11:14
PROVOCADO,discu lpame pero creo que Carlos Varadero tiene razón en lo que dice de la música vulgar y grosera,le dices que se ponga audífonos para que otros no escuchen la música que a él le gusta,pero si podemos aguantar que te pongan una vocina al lado con esa música vulgar con el volúmen totalmente alto?,pues esas personas deberían ponerse audífonos también, no crees? Saludos
 
 
#13 Dr. C. Alfredo Pita 07-12-2018 11:02
Estimada Giusette León:
Me gustó tu artículo. En mi época, igual que ahora, mis tres hijos se vistieron con lo que pudieron para sus fiestas infantiles y sin complejo ninguno. Solo una corrección: La frase sociedad de consumo, que a mi generación se le inculcó como algo malo de aquella época, endilgándosela a la sociedad americana, no es una frase despectiva, pues todas las sociedades son de consumo, solo que cada una consume lo que tiene disponible en su red de mercados de todo tipo. La nuestra es una sociedad de consumo limitado entre otras cosas por el bloqueo, pero sigamos con la esperanza de que algún día estaremos mejor que hoy y en igualdad de condiciones con otros países. Sigamos todos luchando por eso.
 
 
#12 alexiZ 07-12-2018 06:06
dE VERAS SE HA PERDIDO ESE SENTIMIENTO DE DIFRACES
 
 
#11 Kikyo 06-12-2018 15:02
Yo a mi niña la he disfrazado de japonesa con una yukata que le hizo su tía, de NekoMaid, de hada. Ahora le tengo un listado de disfraces pendientes que hemos redactado entre las dos con sugerencias mías y de ella. Las mías son la Catrina mejicana (una Catrina tierna de colores pastel, como las que hacen de azúcar en Méjico), Hermione, Yeyín (el personaje de la historieta cubana del mismo nombre, ya tengo en Chipy), Mulan y Chihiro (la de Miyasaki), mientras que los aportes de ella son (casi me muero de orgullo otaku) Kiki la Brujita y Ángel la Niña de las Flores, Raven de Teen Titans Go. Me gusta que entre tanta princesa fresa le gusten personajes tan atípicos para hacer cosplay, ahora solo queda que su madre se haga de una buena máquina de coser para confeccionarle los trajes. Yo vengo de un ambiente donde nos encantan los disfraces, pero de preferencia los hechos con nuestras propias manos y empleando distintas técnicas, eso te obliga a desarrollar habilidades en papel maché, porcelana fría, dibujo, costura, maquillaje, actuación, customizar prendas. No todos lo comprenden, pero un hobbies muy completo que te deja muchos conocimientos porque irónicamente quieres que tu disfraz se vea “profesional”. El planear y producir el disfraz de conjunto con tu hij@ puede ser una actividad muy gratificante, es un proyecto que tiene pasos que se deben de realizar ordenadamente y con disciplina para lograr el objetivo deseado, por último llega la indispensable sección de fotos con todo y poses características del personaje en cuestión, estas documentan los gustos y etapas por las que pasa el niño a través de las elecciones de disfraces. El “jugar a disfrazarse” también ayuda a que se sienta más extrovertido y confiado, yo soy muy tímida y cuando hacía cosplay dejaba la timidez a un lado, vi el mismo fenómeno en muchas de mis amistades.
 
 
#10 Provocado 06-12-2018 13:34
Respuesta a carlosvaradero: las personas son libres de imitar a quien quieran sean de donde sean, o es que quieres que la gente te imiten a ti o a quien quieras tu? las personas son libres de oir la musica que quieran escuchar ellos, lo imprudente serian que ellos hagan que tu oigas esa música, mientras la oigan ellos no importa el problema si es problema si tu quieres que el resto oiga la musica que te guste a ti, sugerencia: ponte audifonos.
 
 
#9 Manuel 06-12-2018 13:27
todos tenemos razón en los comentarios. es el criterio de cada cual. muy certero Carlos varadero. pero nuestra sociedad como nos movemos en estos tiempos. con el mundo unipolar que no escapamos a eso . a nosotros los cubanos nos llega mas lo foráneo que lo del patio. no gusta mucho imitar. hay una transculturació n muy grande. ninguno de nosotros es totalmente invulnerable a las seducciones capitalistas, lo atractivo del individualismo a la tentación del acomodamiento y a la indiferencia ante el sufrimiento ajeno y las carencias colectivas. todos estamos sujetos a las influencias nocivas que satisfacen nuestro ego y tienden a inmovilizarnos cuando hay que correr riesgo y renunciar al prestigio, el poder y el dinero. alguien se a preguntado ?cuanto cuesta llevar un cantante mediocre con videos sexistas a los LUCAS.? de esto se ha hablado bastante. pero nada. sigue sucediendo.
?usted sabe cuanto cuesta una BANDERA CUBANA ? . la bandera que mas se usa. Que mas se ve hoy en dia es la bandera EE UU. donde único en el mundo se usan prendas de vestir con la bandera de EE UU es aquí en CUBA. después esta la bandera del CLUB BARCELONA. después esta la nuestra y posterior la inglesa, club real Madrid, la brasilera. le estoy hablando de encuestas. de la música. otro tanto. mucha Fusión., Foránea, chabacanería. de lo nuestro nada. en la manera de vestirse. otro tanto. nos vestimos de una manera donde estamos en el lugar y el momento equivocado. Por citar ejemplo. En Republica Dominicana. se escucha lo autóctono de ellos. Merengue, bachata, salsa. donde quiera que usted va. hasta en las estaciones de radio. En Colombia también se escucha lo autóctono. Ballenato, salsa, boleros. En Puerto Rico. también mucha salsa, Bolero. en Nuestro país. es lo Foráneo. pero lo Foráneo malo lo mas malo. esto no es un secreto para nadie. con respecto a los cumpleaños. Cuando se dice que van a hacer nada mas un Pica cake. agárrate. vienen con todo. aquí nos vamos por encima de nuestra posibilidades. Y si decimos 15. huyuuuiii. en el mundo entero como los 15 nuestros ninguno. Los cubanos-america nos. vienen a la isla a realizarle los 15 aquí a sus hijos. Ya aquí en los cumpleaños imitamos a muñecos y superestrellas de EE UU. nos ponemos un pullover con letras en Ingles. que apenas sabemos que dice. Todo es por estar a la MODA. ? Por que actualmente se habla tanto de la Juventud.? no es mas que estar a la Moda. sacarse las cejas, ponerse piscis, tatuarse el cuerpo, pelarse raro, depilarse las piernas, transformar los Uniformes escolares, tienen una mala base en el conocimiento, menos en celulares y PC. las educación por el piso, no les interesa la Historia. la música que escuchan es chabacana, malas palabras. etc. etc.. te pones a pensar y así se mueve nuestra sociedad. es nada mas un reflejo de como estamos. y es verdad se perdió el Rumbo. nos quedamos sin brújula. bueno algunos tienen la Brújula pero enfilada nada mas hacia el Norte. Y los Padres tienen la mayor cuota de culpabilidad. no le compran una media acorde al uniforme . sin embargo le recargan el celular al niño. Y darle todos los gustos. Pero así estamos y así esta este mundo. Por otro lado te pones a pensar y te preguntas.? si nuestro hijos nos pidieran pasar vacaciones en otro país. que quieren conocer otros países.? y me respondo. al Final son buenos. menos mal no les ha dado por eso. Cada cual tiene un ídolo. hay ídolos un revolucionario mártir, un intelectual, un deportista. ect. ojala y hubieran mas COLMENITAS. Donde aprenden les enseñan el ideario Martiano. música infantil que escuchan. tanta falta que nos hace hoy en dia. mi criterio. muy personal. todavía no veo la luz al Final del Túnel. Veo un túnel cada ves mas largo de recorrer. y ojala y nunca utilizáramos las palabras del Libertador Simón Bolívar. !hemos arado en el mar! disculpen la arenga el tema lo amerita. si no he dicho algo comprometedor y pueden . me publican.
 
 
#8 Gladys 06-12-2018 12:49
Cómo dijo Tony Avila, no me preocupa qué hijos le dejo al mundo, sino qué mundo le dejo a mis hijos
 
 
#7 arturo manuel 06-12-2018 12:33
Las grietas de la sociedad cubana de nuestros días se profundizan con tales apariencias inofensivas; las tecnologías modernas socavan los pilares del sistema social cubano de casi sesenta años de existencia. Poco podrá detenerse esta avalancha con los precarios medios materiales y espirituales nacionales.
 
 
#6 jea82 06-12-2018 12:07
Entiendo lo que se ha comentado en el árticulo y también me preocupa el extremismo de alquilar los vestuarios, pero no estoy de acuerdo, con que se les idealice a los niños con los personajes de hace unos años, ellos se sienten felices vistiendo de princesas o super héroes es lo que le ha tocado en esta etapa, yo por ejemplo, reuní a los niños del edificio y fesrtejamos un Halloween que yo misma titulé "Halloween a lo cubano", y si, muchos fueron con sus trajes de fábrica, pero otros con ideas muy creativas, una niña se hizo como momia, con tiras blancas y otro de diablo, con una capa roja y un tridente que el mismo confeccionó y coloreó, pero lo importante no era el disfraz sino lo bien que la pasaron, al final compartimos un kake y unos refrescos, y mi niño se divirtió.....
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar