miércoles, 12 diciembre 2018, 06:28
Jueves, 29 Noviembre 2018 05:54

Frontera USA-México: Sobran las palabras

Escrito por  Nicanor León Cotayo / Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

Cuando el año ya casi termina unos cien pequeños migrantes continúan separados de sus padres, de acuerdo al reporte de The New York Times.



La política migratoria de Donald Trump provoca casos que conmueven incluso a una piedra.

Uno de ellos fue narrado, este miércoles, por The New York Times.

Se trata de Vilma Carrillo, madre guatemalteca de 38 años de edad detenida en Georgia, a quien separaron de su hija, y trasladaron junto a otras inmigrantes hacia Texas en julio pasado.

El hecho sucedió como resultado de las medidas ordenadas por el gobierno de Donald Trump.

Días después ella fue devuelta al centro de reclusión sin su hija Yeisvi de 11 años a quien no la ve desde el pasado mes de mayo en que fueron separadas en la frontera.

Su intención de solicitar asilo en Estados Unidos fue debido al maltrato que recibía de su esposo.

Pero, el gobierno de Donald Trump descartó la violencia doméstica para concederlo.

El Times comenta que su caso es más grave debido a que la hija tiene nacionalidad estadounidense, y le han dicho que tal vez pierda su custodia.

De acuerdo con los abogados de inmigración, incluso si Carrillo aceptara irse a Guatemala, la ciudadanía estadounidense de la niña podría propiciar que las autoridades del país lo rechacen.

Ahora Yeisvi, luego de unos 180 días de separación, sigue estando en un hogar de atención temporal y Vilma Carrillo aún está detenida, en espera de una posible deportación.

Rosa Fernández, quien cuida a Yeisvi en su casa, comentó que la niña hablaba con frecuencia del sufrimiento de su madre.

Shana Tabak, directora ejecutiva del Centro de Justicia Tahirih, con sede en Atlanta, apuntó: “Vilma pensó que la condición estadounidense de su hija la protegería, pero no fue así. Se encuentra en una zona incierta y podría terminar perdiendo a Yeisvi”.

Tabak es una de los abogados que representan a Carrillo.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza señaló que “cuando llega a Estados Unidos un extranjero con un menor que es ciudadano estadounidense, se debe permitir la entrada del menor y se debe procesar al extranjero”.

Prosigue el Times, ahora que el año ya casi termina unos cien pequeños migrantes continúan separados de sus padres.

Alrededor de la mitad permanecen en refugios u hogares temporales debido a que la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, que presentó una demanda, y el gobierno no se ponen de acuerdo sobre la reunificación.

Circulaba el caso de Vilma Carrillo cuando, entre otros muchos, saltó el de Jazmín Juárez, narrado el mismo día por El Nuevo Herald.

Ella estuvo detenida junto a su hija de 1 año de edad en un centro de inmigración texano, la niña presentó complicaciones graves respiratorias y falleció posteriormente.

Ahora Jazmín Juárez presentó una reclamación por 60 millones de dólares al gobierno de Estados Unidos por su muerte.

Sus abogados advirtieron que si la exigencia no es resuelta, presentarían una demanda al gobierno estadounidense.

Sobran las palabras.

Visto 323 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar