viernes, 14 diciembre 2018, 20:47
Jueves, 06 Diciembre 2018 05:45

Estados Unidos: Cuando manda el odio

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(2 votos)

Al multiplicarse el aumento de los crímenes de odio en Estados Unidos, la Junta de Relaciones Comunitarias del Condado de Miami-Dade organizó un foro para discutir la necesidad de aliviar esa situación.


Su presidente y abogado, John Quick dijo que “la retórica que estamos usando es a menudo deshumanizante”.

Y agregó que surgió después de una discusión con la Comisionada Eileen Higgins, a raíz del tiroteo de la sinagoga de Pittsburgh.

Este suceso motivó la necesidad de abordar por la Junta el tema del odio en Miami.

El jurista, preocupado se refirió a varios incidentes en Miami Beach, Hialeah, el surgimiento de propaganda nazi y el discurso de odio hacia los hispanos.

La comisionada y panelista Higgins expresó que “Los crímenes de odio están aumentando”.
Al mismo tiempo advirtió que las personas no saben cómo denunciarlos.

La BBC Mundo explicó que los crímenes de odio en Estados Unidos, son definidos generalmente como "ataques físicos motivados por prejuicios".

Un ejemplo, entre muchos, es el caso de la familia mexicana López, quienes se encontraban en su negocio de neumáticos “López Tires” en Salt Lake City, ciudad del oeste de Estados Unidos.

Un hombre identificado como Alan Dale Covington se lanzó con una barra de metal contra José y su hijo Luis Gabriel, ambos resultaron gravemente heridos.

Covington un afroestadounidense de 50 años manifestó “Yo odio a los mexicanos y vine a matarlos”, el ataque fue calificado como “devastador”, según cuenta la familia a ABC Mundo.

Ellos han tenido que costear los gastos médicos y enfrentan la decepción de ver que el agresor no puede ser acusado de "un crimen de odio".

El reporte de la policía, corrobora que Covington entró a la tienda y golpeó indiscriminadamente a los dos y luego huyó.

Existen leyes federales en EE.UU. sobre delitos de odio, pero en Utah solo los ataques considerados "no graves" -llamados delitos menores- pueden clasificarse como crímenes de odio.

Estos delitos en Estados Unidos crecieron un 17 por ciento en 2017, según el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Observadores recordaron que el presidente Donald Trump ha calificado varias veces a mexicanos que cruzan la frontera de ser criminales y violadores de mujeres.

Y más recientemente lo ratificó al referirse a integrantes de las caravanas.

Tal fenómeno discriminatorio ha estado presente entre los integrantes de las recientes caravanas procedentes de Centroamérica hacia la frontera de Estados Unidos.

Allí han ocurrido disímiles ultrajes hacia ellos desde la movilización de 15 mil soldados hasta la orden de disparar si es necesario.

Entonces, ahora no es de extrañar que se haya acrecentado de manera alarmante el número de crímenes de odio en el seno de la sociedad estadounidense.

Visto 244 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar