lunes, 18 febrero 2019, 01:57
Sábado, 15 Diciembre 2018 06:00

Perú: Golpe al fujimorismo

Escrito por  Arnaldo Musa/ Cubasí
Valora este artículo
(0 votos)
2018 fue el año que marcó a Perú con escándalos de corrupción 2018 fue el año que marcó a Perú con escándalos de corrupción

Hace pocas horas se conocieron los resultados finales del referéndum contra la corrupción efectuado en Perú, confirmando la aprobación popular de tres de las cuatro reformas constitucionales propuestas presentadas por el presidente Martín Vizcarra y que llevaba implícitamente fuertes recortes a la influencia de Fuerza Popular, agrupación fujimorista que ha estado controlando el Congreso unicameral en el curso de los último años.


Por supuesto, Keiko Fujimori, líder de FP, se había opuesto a la celebración de la consulta, sobretodo porque ésta entrañaba el rechazo a la reelección legislativa, además de que el partido inspirado por su padre, el ex presidente Alberto Fujimori, todavía acusaba los estragos causados por su derrota en las más recientes elecciones regionales.
En sentido general, con su voto los peruanos castigaron duramente al Congreso, ya que aprobaron la no reelección de legisladores y rechazaron la formación de un parlamento con dos cámaras de senadores y diputados.

Los peruanos respaldaron los proyectos sobre la Junta Nacional de Justicia (que reemplaza al Consejo Nacional de la Magistratura tras la crisis de los audios), la regulación del financiamiento a los partidos y la prohibición de la reelección parlamentaria inmediata.

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) ofreció los datos de la elección que muestran que la conformación de una Junta Nacional de Justicia recibió un 82,02% de los votos válidos; el control de la financiación de los partidos un 80,99 %; la no reelección de congresistas un 79,24%, y la propuesta del Congreso bicameral fue rechazada por otro 88,66%.

“Estos resultados lo único que indican es que la democracia se ha fortalecido, que estamos en camino a hacer grandes cambios. Y que con estos resultados no hay aquí vencedores ni vencidos, aquí quien ha ganado es el pueblo de Perú. Eso nos genera satisfacción, optimismo y compromiso para seguir trabajando por Perú”, expresó el mandatario.

El resultado, repito, es considerado una derrota al fujimorismo y un fuerte respaldo a Vizcarra, quien había propuesto el referéndum en julio, tras descubrirse una gran red de corrupción en la judicatura, lo que llenó de indignación a la población, escandalizada por el impacto en las altas esferas del país del caso Odebrecht, el mayor escándalo de corrupción de Latinoamérica.

Vizcarra, quien en marzo reemplazó a Pedro Pablo Kuczinski, quien renunció para evitar que el fujimorismo en el Congreso lo destituyera por sus vínculos con Odebrecht, planteó una apuesta de lucha contra la corrupción que extendió a la reforma política.

El escándalo de los sobornos de Odebrecht golpeó fuerte a Perú donde la Fiscalía de lavado de activos investiga actualmente a los ex presidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (1985-1990, 2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y el propio Pedro Pablo Kuczinski (2016-2018), además de la ex candidata presidencial y líder opositora Keiko Fujimori, quien está en prisión preventiva.

Desde que el presidente Martín Vizcarra propuso la realización de un referéndum, su popularidad aumentó. De acuerdo a cifras de Ipsos Perú, el mandatario pasó de 35% a 65% de aprobación entre julio y noviembre.

Tras la consulta popular, principal bandera de su gobierno, Vizcarra tiene el reto ahora de capitalizar este respaldo en obras de beneficio a la población, algo en la que todavía está en deuda, lo cual podrá enfrentarlo a fuerzas económicas que apuestan por el neoliberalismo y el mantenimiento y ampliación de la explotación foránea de las riquezas nacionales.

Janice Seinfeld, doctora y magíster en Economía por la Universidad de Harvard, afirmó que tiene que “empezar a gestionar”, tras el referéndum, que, a su juicio, era “súpernecesario” para que el gobierno gané “políticamente un espacio”.

Agregó que se deben definir líneas generales en el sector salud e infraestructura. “Es importante empezar a gestionar, gestionar literalmente todo, de que los servicios lleguen a la población de la manera en que tienen que llegar, de la mejor manera, que es algo que hasta ahora está bastante descuidado”, dijo al conservador diario El Comercio.

La directora ejecutiva de Videnza Consultores opinó que una de las prioridades de la administración de Vizcarra debe ser articular los ministerios de Salud, Educación y Desarrollo e Inclusión Social, lo cual es exacto, debido al mal funcionamiento en esos sectores, causante de la continuada ola de protestas de la población, hoy satisfecha por los resultados de la consulta, pero aún no por el divorcio entre el Ejecutivo y el Parlamento, cuya culpa sigue cargando.

Visto 399 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar