domingo, 21 abril 2019, 12:01
Lunes, 11 Febrero 2019 07:14

Venezuela: La mentira organizada

Escrito por  Arnaldo Musa / Especial para CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)
El presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que: «El envío de ayuda humanitaria a través de la frontera con Colombia constituye hoy un show mediático dirigido a construir un escenario de crisis para justificar una agresión militar». El presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que: «El envío de ayuda humanitaria a través de la frontera con Colombia constituye hoy un show mediático dirigido a construir un escenario de crisis para justificar una agresión militar».

En un reciente coloquio entre el presidente norteamericano, Donald Trump, y su asesor en asuntos cubanos, Marco Rubio, se subrayaron los pasos a seguir para no permitir «una nueva Cuba» en el continente, refiriéndose a la Revolución Bolivariana que tiene lugar en Venezuela.


Por eso no creo que el coloraducho mandatario esté mal informado, sino que sus actos malsanos están bien elaborados, sin precipitación, y sólo la parte ejecutiva está asignada a sus más reaccionarios halcones del gabinete, John Bolton y Mike Pompeo, quienes se han encargado de la campaña desinformativa contra el pueblo hermano, en un contexto que se antoja peor que el falsamente perseguido crimen organizado, con sus pandillas, asesinatos y narcotráfico.

Y es así, porque tiende a hacer dejar con un asunto tan cruel como el genocidio del que se puede ser víctima el pueblo venezolano.
 
Ello es aún más grave, peor, porque se intenta dejar inmersa a Venezuela en lo que bien calificó la vicepresidenta Delcy Rodriguez, «esa locura de violencia y guerra», indicando que su gobierno cuenta con los mecanismos previstos por la Constitución, como la consulta popular y la celebración de las elecciones parlamentarias, para consolidar la democracia y alejar la amenaza intervencionista de EE.UU.

Pero la contrarrevolución golpista, pagada por Washington, se ha negado a entablar conversaciones y sólo acepta la renuncia de Maduro y «la ayuda humanitaria» norteamericana, y reitera su solicitud de una invasión militar de Estados Unidos, con la aquiescencia y hasta participación de sus socios del cono sur, principalmente Colombia —integrado a la OTAN, algo bochornoso—, donde el Imperio tiene siete bases militares no para combatir el narcotráfico como pretexta, sino para fortalecerlo, entre otros «deberes», con el fin de desarrollar sucios, pero lucrativos negocios.

Hasta ahora los buenos deseos de México y Uruguay para intermediar en el conflicto y evitar una confrontación militar, no ha tenido una respuesta de la oposición, pienso que esperando una señal de Washington.

Además de los regímenes proimperialistas latinoamericanos y la «tibieza» asequible de la Unión Europea, existe una enorme y bien elaborada campaña para desacreditar a la Revolución Bolivariana y aceptar como un «mal menor» la intervención militar de Estados Unidos.

Calla y otorga

Recuerdo como el propio Estados Unidos había alardeado de que existe una prensa objetiva, veraz, pero oculta que esto responde a los intereses financieros y oligárquicos que se mueven en el ámbito bipartidista.

Así que, cuando se trata de «asuntos mayores», como las agresiones a Afganistán e Iraq, por poner sólo dos ejemplos, toda esa «prensa objetiva» calla la verdad y presenta tales hechos a manera de entretenimiento en el país de los «comics», sobresaliendo la parte televisiva, intercalada siempre, por supuesto, con anuncios comerciales.

Por eso, en la prensa de la inmensa mayoría de los países del globo se publican noticias y artículos contra el proceso revolucionario de Venezuela, que muestran ser inmensas las privaciones y frustraciones de la gente, no explicando que tales males ocurren por el bloqueo imperialista, con el congelamiento de sus fondos a todos los niveles, fuera del propio Estados Unidos, y la complicidad de sus lacayos internos, tratando de destruir los esfuerzos del gobierno de Caracas para paliar la situación.

Silencian cualquier logro de la revolución y, aun cuando no son pocos los que hoy pueden comprobar estas mentiras por otras fuentes de información, la mayoría no puede o no sabe hacerlo.

De esta manera, se logra que la gente tome como verdad lo que es mentira y acumulen indignación y odio contra el gobierno de Venezuela, presentado como opresor.

Quieren hacer olvidar que hace más de tres lustros se produjo en Venezuela un gran cambio que dejaba fuera de la política a unas minorías que por más de 70 años venían acaparando la riqueza y el poder y dejaban en pleno olvido a las mayorías populares.

Esas minorías tenían el respaldo de la política de Estados Unidos, autoproclamado amo de la soberanía y bienes de Venezuela, al igual que la de otros muchos países.

Ahora, el demonio a combatir no sólo es Cuba, como quiere Marco Rubio, sino Venezuela, su Revolución Bolivariana, popular y socialista a su manera, por lo que se da un fuerte hincapié a la «solución» militar, haciéndola ver que se vea normal, por lo que hay necesidad de una unión para evitarla, empezando con la destrucción de la mentira organizada.

Visto 599 veces

Comentarios  

 
#1 Carlos Alejandro 11-02-2019 16:58
El Afiche Rubio sólo ladra a cientos de millas de distancia y no tiene los c........ de FIDEL y venir a combatirnos de lo que el dice somos, comunistas terroristas, claro las gallinas como el, sólo cacarean y mientras tanto se llena los bolsillos de dolores a costa de los ingenuos y analfabetos políticos. S2sss
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar