miércoles, 20 noviembre 2019, 15:36
Domingo, 24 Febrero 2019 14:45

REFERENDO POR LA CONSTITUCIÓN: En el barrio está la fuerza

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

Este de uno de los barrios de Cojímar es uno de los miles de colegios electorales de todo el país; pudiera parecer insignificante para el panorama nacional, pero precisamente por su falta de grandes singularidades puede dar perfecta idea del ambiente de la nación.

«Aquí no ha habido el menor de los problemas, periodista. Todo ha transcurrido como estaba previsto. A esta hora, mediodía, ya ha votado casi todo el mundo. Por la tarde vamos a contar los votos. Yo estoy seguro que aquí se aprueba la Constitución», comenta uno de los miembros de la mesa.

La urna, como ya es tradición, está escoltada por pioneros. «Cuando yo era niña, en el capitalismo, en las poquísimas elecciones que vi, eran los militares los que decidían. Los colegios parecían cuarteles. Yo creo que fue Fidel el que tuvo esta idea maravillosa: que los niños, como un símbolo de pureza, guardaran las urnas. Mi esposo está limitado físicamente, así que estos mismos pioneros van a ir ahorita a la casa para que él pueda votar», dice Rosa Pereira, que se acaba de mudar para La Habana y por primera vez ejerce su derecho en esta ciudad.

Para Esnaida Moncada, vecina de esta zona por más de treinta años, este es un momento único: «Yo era muy jovencita cuando se aprobó la otra Constitución, venir más de cuarenta años después a votar por una nueva es un privilegio que no sé si volveré a tener. ¿Sabe por qué estoy aquí? Por tres razones: porque tengo responsabilidad ciudadana, porque soy martiana y fidelista, y porque quiero apoyar a nuestro nuevo presidente. ¿Usted vio el mensaje que dio ayer por la televisión? Muy lindo, muy sentido, hablándole a la gente con sencillez y respeto. ¡Este presidente está en la calle! Hay que apoyarlo en estos momentos tan complejos.

A la salida del colegio, uno de los niños que esperaban su turno para saludar junto a la urna le preguntó a su madre:

—¿Por qué yo no puedo votar?

—Porque tú eres muy pequeño todavía, ya tendrás tu oportunidad. Pero no te preocupes, yo voto por ti y por mí.

—Déjame por lo menos echar la boleta en la caja por ti.

Y así lo hicieron.

Visto 530 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Marzo 2019 07:38

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar