viernes, 19 julio 2019, 08:04
Domingo, 17 Marzo 2019 20:02

«Gracias a mis padres logré la corona», Frank Sosa

Escrito por  Lisset Isabel Ricardo
Valora este artículo
(0 votos)

También reconoció el apoyo vital de su equipo para ser el líder desde que ganó en Topes de Collante, de sus entrenadores, amigos y de todo el que ha puesto un granito de arena en su carrera deportiva.

El nuevo titular del Clásico de Ciclismo, el veinteañero Frank Sosa, de la sureña provincia de Cienfuegos, no vaciló al cruzar la meta final manifestar a JIT que «gracias a mis padres logré la corona».

«Si no fuera por ellos nunca hubiese llegado donde estoy, tuve muchas bajas y fueron quienes me sacaron del bache. Sufrí lesiones que me hicieron pensar que nunca podría montar y los dos me dieron el apoyo que necesitaba», dijo emocionado.

«Precisamente mi mejor momento de esta competencia resultó la victoria en Topes de Collante y abrazar a mis padres», recordó aquel momento cuando pidió a Dimey y Frank que estuvieran en la cima «que les tendría sorpresas».

«También agradezco a todos mis compañeros de escuadra, me decían que no tenía equipo y no es así,  se portaron muy bien, siempre estuvieron ahí Stefano Águila, Ernesto Fidalgo, Andy Díaz y Ricardo Delgado con nuestro entrenador Nelson Jacomino», señaló.

«Cuando pasé la meta pensé, se me hizo difícil pero lo logré, un sueño acariciado desde que comencé a montar bicicleta siendo un niño.  Soy feliz, creo es una satisfacción al resto de la familia, a mis entrenadores, mis amigos de siempre y para todos quienes han puesto un granito de arena en mi carrera deportiva», manifestó emocionado.

Recordó que en su debut en estos clásicos en el 2016 ocupó el lugar 12; al año siguiente el  11 y ganó la sub-23 y en el 2018 « tuve una caída y en las primeras etapas resultó fatal, en la Gran Piedra subí con dolores en la espalda, pero logré recuperarme y finalicé en el 14».

«En el ciclismo cuando las piernas te dicen que no puedes entonces la mente debe imponerse, decirte hay que llegar, por eso una de las cosas más fuertes que debemos tener es eso, se sufre mucho sobre la bicicleta y si no estás preparado para eso pierdes todo», explicó.

«Este ha sido el clásico más combativo, hasta cuando yo agarré la camiseta en la etapa reina de Topes de Collante hasta el puesto número 15 de la General solo había una diferencia de 45 segundos del líder y ya cuatro hombres habían portado la camiseta, eso no había pasado antes», rememoró.

«Eso es bueno, la rivalidad aumenta el ritmo de carrera y podemos mejorar, hace falta para elevar la calidad de nuestro ciclismo», indicó.

No olvida como desde los cinco años de edad andaba siempre con su papá en bicicleta, pero con nueve lo quisieron para el área especial y sus padres se oponían por miedo a las caídas.

«Ya con 12 años, en séptimo grado, fueron a la escuela haciendo unas captaciones y no me aceptaron porque decían que era muy pequeñito, llegué llorando a la casa y le pedía a mi mamá que yo quería ser ciclista, me llevaron a la academia y un entrenador, Juan Almeida, me dio la posibilidad porque aunque no tuviera un gran físico, no era motivo para troncharme».

Dos años después haciendo preparación física tuvo una fractura en la tibia y el peroné en la pierna derecha y perdió el año completo y estuvo seis meses inmovilizado.

«En el 2015 me incorporé, creo que con más fuerza porque muchos decían que ya no podría seguir porque quedé con un pie dos centímetros más corto, eso me motivó a seguir y demostrarle que todo era posible», describió.

Ya en su último año en la categoría escolar dudaban en que asistiera a los Juegos Nacionales, otra vez Almeida, ya comisionado provincial, confió en él.

«Conquisté medalla en la ruta y promoví al Centro Técnico Regional de Cienfuegos y creo que fue mi impulso respecto a los resultados posteriores, me fui perfilando con mi entrenador Jacomino, el mejor que he tenido,  y poquito a poco comencé a cosechar los frutos».

«Ya ves, hoy cumplí el sueño, estoy contento porque me confirma que todo el sacrificio y el trabajo que hemos pasado durante tantos años no han sido en vano», sentenció con firmeza como mismo escaló como un bólido rumbo a los más alto de la cima de Topes de Collante y luego cuidó su casaca amarilla como la más preciada corona de oro.

«Esto no termina,  aunque ya tengo dos eventos internacionales, la Vuelta al Táchira y el Panamericano de Ruta, ambos en el 2017, ahora a enfocarme en la preparación para luchar por hacer el equipo a los Juegos Panamericanos de Lima, a donde me lleven seguro que trataré de dar lo mejor».

 

Visto 336 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar