sábado, 20 julio 2019, 09:44
Miércoles, 20 Marzo 2019 12:39

Trump mira hacia el medio oeste rumbo a presidenciales del 2020

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

El presidente Donald Trump visitará hoy empresas industriales y militares del medio oeste del país, algo que describen analistas como una mirada a los votantes que le dieron la victoria en 2016.



Trump centra su atención el sector manufacturero del corazón del Cinturón de Oxido (Rust Belt) cuando visite al último fabricante de tanques de la nación en Lima, Ohio, como parte de un esfuerzo por consolidar su apoyo entre los votantes obreros que impulsaron su inesperada victoria electoral de 2016 en estados como Wisconsin, Pennsylvania y el propio Ohio.

En la planta de Lima, la instalación que fabrica el tanque el M1 Abrams para el Ejército, se espera que el gobernante defienda el aumento del gasto militar, sin importar que en su última propuesta de presupuesto para 2020 hay un gran recorte de fondos para programas sociales.

El ángulo político de la visita incluye Lima, en el condado de Allen en la parte occidental de Ohio, donde ganó el 66 por ciento de los votos contra Hillary Clinton.

Asimismo, el presidente también no pasará por alto una planta de fabricación en el condado de Trumbull, en la parte oriental del estado, donde obtuvo el 51 por ciento de apoyo.

Analistas políticos estiman que las elecciones presidenciales de 2020 dependerán de la economía y qué partido hace un mejor trabajo para atraer a los votantes de la clase trabajadora.

Mientras Trump parece estar ya en campaña, los demócratas en Ohio dicen que todo es un espectáculo político tras un anuncio de la empresa General Motors (GM) de cierre de sus plantas en la región.

'Ojalá hubiera venido antes. ... Había casi 5,000 personas trabajando en Lordstown cuando se eligió al presidente Trump. ... Ahora la planta está básicamente vacía.', declaró el senador Sherrod Brown (D-Ohio), quien recientemente anunció que no hará una oferta por la Casa Blanca.

El mandatario enfrenta a una pelea políticamente arriesgada mientras busca mantener abierta una fábrica de General Motors en Ohio y cumplir sus promesas de reactivar la industria automotriz en el país, algo que parece un propuesta incumplida.

En los últimos días, Trump presionó sobre GM y United Auto Workers para llegar a un acuerdo para reabrir la planta de ensamblaje de la compañía en Lordstown, Ohio, y salvaguardar sus mil 636 empleos.

'Honestamente, no sé si se puede reabrir la planta', dijo David Whiston, analista de la firma de investigación Morningstar. Whiston dijo que el impacto del cierre de Lordstown 'probablemente sería grave a catastrófico'.

El anuncio el año pasado de GM de que cesaría la producción en cinco plantas de ensamblaje y repuestos de automóviles, despidiendo a 15 mil trabajadores en el país y Canadá, fue visto como un revés para la Casa Blanca, pues afectó a varios estados dominados por el republicano en 2016.

Visto 345 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar