jueves, 23 mayo 2019, 01:53
Domingo, 14 Abril 2019 13:41

EE.UU. insiste en sus ataques contra presidente boliviano

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)

Estados Unidos continúa hoy sus conspiraciones e intentos de desestabilización en Bolivia, así como la arremetida contra el presidente Evo Morales, para acabar con la Revolución Democrática Cultural iniciada en esta nación sudamericana en 2006.


Por estos días, los bolivianos han denunciado la injerencia de EE.UU. en asuntos políticos de este país, así como los intentos por violar la soberanía nacional y el respeto a la voluntad democrática de los pueblos.

El Senado estadounidense emitió una resolución en la que manifiesta su rechazo a una eventual reelección del presidente Evo Morales, en los comicios del próximo 20 de octubre, además de observar un supuesto debilitamiento del sistema democrático en esta nación del altiplano.

Este domingo, el periódico Cambio resalta en sus páginas una revisión documental que evidencia las acciones estadounidenses contra el líder indígena a lo largo de los años con la finalidad de retomar la dominación sobre este país y sus recursos naturales.

De acuerdo con datos del diario, el Jefe de Estado fue atacado 27 veces por el Gobierno de EE.UU., directa e indirectamente, a través de operadores políticos de la derecha neoliberal.

Desde 1989, se ejecutaron tácticas y estrategias de agresión para impedir el ascenso de Morales, primer presidente indígena de origen aymara que surgió de los sindicalistas, en representación del Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos.

A partir de enero de 2006, luego de ganar las elecciones, EE.UU. intentó someter bajo su mandato a la nueva autoridad como lo habían hecho con las administraciones anteriores, con el pretexto de apoyar el crecimiento de Bolivia.

En 2013, el mandatario boliviano fue secuestrado a bordo del avión presidencial y obligado a sobrevolar sin rumbo por varias horas luego del veto aéreo que ejercieron Italia, Portugal, Francia y España, por presiones de la Casa Blanca.

El presidente emprendió su retorno de Moscú a La Paz, luego de participar en una conferencia de países productores de gas; sin embargo, Portugal y Francia cancelaron inexplicablemente, a última hora y en pleno vuelo, la autorización para que el avión operara.

Esos países alegaron sospechas infundadas referidas al supuesto traslado del exagente de seguridad estadounidense Edward Snowden, reclamado por Washington por revelar informes de Inteligencia y Estado.

Más de tres horas y media se mantuvo en el aire el avión presidencial en busca de un aeropuerto alternativo y con el combustible justo para realizar el plan de vuelo entre Moscú y La Paz.

Finalmente, la Cancillería boliviana obtuvo el permiso de España para que la aeronave operara en las Islas Canarias con el fin de reabastecerse de gasolina, y posteriormente alzó vuelo rumbo al aeropuerto de Viena, Austria.

Este suceso marcó precedente internacional porque se constituyó en una gravísima violación en materia de derechos humanos y tratados internacionales al poner en riesgo la vida de un presidente, por lo cual el hecho fue condenado a escala mundial.

Asimismo, en octubre de 2015, la organización WikiLeaks sacó a la luz una serie de filtraciones basadas en 1502 documentos sobre Bolivia, fechados entre 2006 y 2009, que revelaban una estrategia de EE.UU. sobre impulsar un golpe de Estado o asesinar al presidente Evo Morales.

Todos esos sucesos fueron resultado de que el jefe de Estado devolviera a los bolivianos su identidad y recuperara los recursos naturales del país.

Durante los 13 años de gestión presidencial de Morales, la economía boliviana registró un promedio de crecimiento de 4,9 por ciento, lo cual permitió que más de tres millones de personas salieran de la pobreza y se implementaran numerosos programas sociales en beneficio del pueblo.

Visto 298 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar