martes, 21 mayo 2019, 16:48
Jueves, 18 Abril 2019 11:51

Havana Film Festival en Nueva York, de ausencias y regocijos

Escrito por  PL
Valora este artículo
(0 votos)
El Havana Film Festival de Nueva York llegó a sus 20 años con la energía intacta de sus inicios, pero marcado en esta ocasión por varias ausencias debido a la negativa de Estados Unidos de entregar visas a varios realizadores cubanos.

Al prestigioso director Fernando Pérez, autor de icónicas obras de la cinematografía cubana como Clandestinos y Suite Habana, se dedicó un homenaje al que no pudo asistir porque le resultó imposible completar el engorroso proceso de viajar a un tercer país a solicitar visa.

La fundadora del Havana Film Festival, Carole Rosenberg, criticó en la gala de premiaciones las trabas que pone el Gobierno de Donald Trump al intercambio entre ambos pueblos, y destacó que el cine tiene la capacidad de crear uniones.

Este festival ha presenciado alteraciones que van de administración en administración con respecto a la política hacia Cuba, pero nuestras convicciones no cambian, resaltó.

Otro de los ausentes fue el realizador cubano Alejandro Gil, quien obtuvó el Premio al Mejor Director en el Havana Film Festival de Nueva York, supo de su triunfo desde lejos pues las autoridades norteamericanas no le dieron visa para asistir al evento. Fue el actor Héctor Noa quien recogió el galardón en su nombre y lamentó que el cineasta no pudiera estar presente y regocijarse por lo obtenido con su película Inocencia, la cual recrea un dramático hecho en la historia de Cuba, la condena a muerte de ocho estudiantes de medicina en 1870.

'Él debía estar aquí, tuvo que viajar a un tercer país y no obtuvo la visa, siento mucho eso', expresó.

Pero los organizadores manifestaron que esas trabas no debilitan compromiso con el séptimo arte de Cuba y Latinoamérica.

El festival abrió su ceremonia inaugural, el 9 de abril en el SVA Theatre, con el estreno en Nueva York de El viaje extraordinario de Celeste García, que marca el debut de Arturo Infante en la dirección.

La cinta cuenta la hilarante historia de una maestra jubilada que deja su trabajo en el Planetario de La Habana en busca de una nueva vida entre extraterrestres.

Insumisas, de Fernando Pérez y Laura Cazador, fue la cinta escogida para la gala de premiaciones, el 15 de abril en el AMC Loews.

Este drama histórico se centra en la vida de la primera cirujana en América Latina, quien protagonizó uno de los juicios más escandalosos en la historia de Cuba pues para ejercer su profesión tuvo que vestirse de hombre.

Como parte de las proyecciones especiales del Havana Film Festival, la noche del 16 de abril se produjo el estreno en Nueva York de la película Yuli, que narra la vida del famoso bailarín cubano Carlos Acosta.

Nueva York es una ciudad muy querida para mi, tuve una segunda carrera aquí en el American Ballet Theatre y me da mucha alegría compartir esta historia con los muchos amigos que he visto en la audencia, dijo el bailarín al público reunido en el DGA Theatre con motivo de la premier de la cinta.

En esa edición 20 del evento, 16 producciones de Argetina, Brasil, Uruguay, Colombia, República Dominicana, Cuba, Perú, Estados Unidos, México y Chile entraron en la competencia.

Cuatro de ellas eran largometrajes cubanos de ficción: Nido de Mantis (Arturo Sotto), Inocencia (Alejandro Gil), El viaje extraordinario de Celeste García (Arturo Infante), y El Regreso (Blanca Rosa Blanco y Alberto Luberta).

El Havana Star Prize a la Mejor Película se lo llevó a casa el peruano Álvaro Delgado por su cinta Retablo, mientras que El viaje extraordinario de Celeste García, de Arturo Infante, obtuvo una mención especial del jurado.

Sueño Florianópolis, de Ana Katz, mereció el galardón al Mejor Guión, y en Lejos del sentido, de Olivia Luengas, recayó el lauro al Mejor Documental.

El argentino Sergio Prina ganó el Premio al Mejor Actor por su papel en El motoarrebatador, y la colombiana Marleyda Soto el Premio a la Mejor Actriz por su trabajo en Los silencios.

Durante 20 años, el Havana Film Festival ha celebrado en Estados Unidos la riqueza cultural, tradiciones y diversidad de las voces de Cuba y Latinoamérica.

En esta ocasión, la cita se enfocó en las experiencias de las mujeres en la industria cinematográfica latinoamericana, y para ello convocó a directoras, productoras y actrices de toda la región.

También hubo un espacio para conmemorar el 500 aniversario de la fundación de la capital cubana: este programa incluyó una proyección, con copia restaurada, de la obra maestra Memorias del Subdesarrollo.

A pesar de la política hóstil de la actual administración norteamericana hacia Cuba, el Havana Film Festival confía en que el cine seguirá hermanando y uniendo a las personas, bajo esa premisa ha logrado convertirse en el festival de cine latino más antiguo de Nueva York.

Visto 249 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar