viernes, 18 octubre 2019, 06:59
Martes, 23 Abril 2019 04:41

Cuba es un país de medallas

Escrito por  Jit
Valora este artículo
(0 votos)

El Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez llamó hoy a no trabajar solo en busca de medallas, aunque tampoco debemos renunciar a estas...


El Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez llamó hoy a no trabajar solo en busca de medallas, aunque tampoco debemos renunciar a estas, al clausurar la reunión de balance del Inder, celebrada en el Centro Internacional de Salud La Pradera, en La Habana.

En una larga y profunda reflexión, el mandatario recordó la importancia del deporte y la actividad física para la salud y el desarrollo humanos, mas señaló que Cuba es un país de medallas y así debe continuar siendo.

Su intervención en el cónclave sobrevino a un meticuloso informe y varias participaciones de los presentes, en las que se recorrieron los aciertos y problemas existentes en el alto rendimiento, la cultura física y otras áreas de la gestión del organismo.

Sus primeras palabras fueron de denuncia ante la reciente cancelación del Acuerdo entre la Federación Cubana de Béisbol (FCB) y la Major League Baseball (MLB), borrado de un “plumazo” por la administración de Donald Trump.

Al respecto criticó la traicionera actitud de dos peloteros cubanos radicados en ese país, capaces de apoyar la medida olvidando sus raíces y acercándose a los intereses de los traficantes de seres humanos.

Luego ratificó que nuestro pueblo enfrentará con firmeza el recrudecimiento de las agresiones a la Isla, estrategia reforzada por Estados Unidos tras quedar descolocado en su escalada contra Venezuela.

Díaz-Canel se refirió a la importancia del trabajo con los cuadros, de quien se espera sensibilidad e inquietud revolucionaria para evitar la inercia y tocar con las manos cada dificultad.

Señaló que los atletas, entrenadores, las familias y aficionados tienen inquietudes, aspiraciones, dudas, y que deben ser escuchadas y tomadas en cuenta, siempre que sean integrales y existan posibilidades de hacerlas realidad.

Reiteró que en la gestión pública hay que ser más diligente, evitando trabas y demoras, quitando toda la hojarasca existente, y profundizando el vínculo con la base.

Todos debemos rendir cuenta, dijo luego, pues cuando eso no ocurre se cometen errores y no hay manera de enmendarlos.

Tal y como ha hecho a lo largo de su gestión, el presidente abordó la importancia de la comunicación social, de la informatización del sistema deportivo y de la investigación científica, asunto este último que ponderó por lo logrado a través del Centro de Investigaciones del Deporte Cubano (CIDC) y el Centro de Recursos de Información del Deporte Cubano (CRIDC), entre otros.

Importante énfasis hizo Díaz-Canel en la batalla contra la corrupción, pues el Inder ha acumulado evaluaciones negativas en los últimos controles a la gestión económica interna.

No obstante a eso, el también integrante del Buró Político del PCC sostuvo que debe continuarse la reanimación de instalaciones deportivas tanto de nivel nacional como en las provincias y municipios.

En ese particular aclaró que el Instituto Nacional debe encargarse de las directamente subordinadas, y que los territorios han de priorizar las suyas desde el presupuesto y la contribución del uno por ciento.

A tono con las prioridades del país, Díaz-Canel recordó la importancia de la exportación de servicios, asunto en que el Inder juega un papel fundamental.

A la educación física dedicó tiempo importante de sus palabras. Inició reconociendo su preocupación ante el creciente fenómeno de que muchas familias tratan de que sus hijos no realicen esta actividad en la escuela, cuando debiera suceder todo lo contrario, si se poseyera una verdadera cultura física.

Aseguró que se ha postergado el necesario debate sobre la educación física en Cuba, el cual sugirió realizar con todos los actores luego de los ya cercanos XVIII Juegos Panamericanos de Lima.

En cuanto a los profesores del sector no estatal, presentes básicamente en los gimnasios de musculación, refirió que son «también nuestros trabajadores», y hay que buscar la manera de involucrarlos, sobre todo en el eslabón de base. No hacerlo puede provocar, alertó, que se descarrilen y florezcan prácticas negativas como el fisiculturismo en su peor expresión.

Gestar con inteligencia los eventos populares masivos fue otro llamado hecho por el mandatario, pues se disfrutan por los competidores y los asistentes en calidad de público.

El concepto de espectáculo en los certámenes nacionales fue otra vez abordado por Díaz-Canel, quien resaltó experiencias como Marabana y otros puntuales.

La captación de talentos estuvo asimismo en la agenda del presidente cubano. Hay que buscarlos en los campos, en las lomas, y evitar que salgan privilegiados los alumnos que viven en las cabeceras provinciales.

Recordó que el trabajo político-ideológico es de todos los días, que no puede burocratizarse y depende del diálogo y la demostración de valores y ejemplaridad.

¿Por qué hemos bajado en los resultados del deporte a nivel internacional? Fue la siguiente pregunta al auditorio, aunque recordó qur todavía son altos para las características demográficas y de desarrollo del país.

¿Estamos desactualizados teóricamente? ¿Nos faltan tecnologías? ¿Nos falta fogueo? Indagó para identificar solo algunas de las tareas pendientes.

Más adelante informó que en las últimas semanas ha recibido a varias Glorias del Deporte preocupadas por asuntos diversos. En ese sentido solicitó elevar su atención por lo que ellas representan, por su ejemplo y porque se mantienen a nuestro lado en la batalla diaria. Aseguró que no se trata solo de lo material, sino muchas veces de lo afectivo y sentimental.

Díaz-Canel abordó también el tema de la contratación de atletas en el exterior. Afirmó que el número no es bueno todavía. Y lo más importante, exclamó, es su verdadero impacto en el deporte cubano.

Sobre ello dijo que la estrategia se diseñó para que los contratados elevaran luego el nivel de nuestras lides nacionales, y de no ser posible por la coincidencia del calendario, al menos de los equipos Cuba, lo cual no está sucediendo en muchos casos.

Antes de marcharse de la sala, el mandatario se interesó por la recuperación del gimnasta Manrique Larduet, presente en el Balance junto a Juan Miguel Echevarría, Leydi Laura Moya, Javier Sotomayor, Rodolfo Puente y Erick López.

Visto 353 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar