domingo, 17 noviembre 2019, 12:21
Miércoles, 24 Abril 2019 23:05

Mundial de Budapest: Andy y Moisés raqueta en mano y con mente en Lima

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Andy Pereira (izquierda) y Moisés Campos (al frente) están conscientes de lo importante de disputar partidos de primer nivel con frecuencia para llegar óptimos a Lima Andy Pereira (izquierda) y Moisés Campos (al frente) están conscientes de lo importante de disputar partidos de primer nivel con frecuencia para llegar óptimos a Lima

En Budapest se han dado cita los “monstruos” del tenis de mesa para disputar la edición 55 del Campeonato Mundial. Andy Pereira y Jorge Moisés Campos, son las principales raquetas masculinas de Cuba.

En esa jauría de raquetistas, sedientos de remates dorados se incluyeron Andy Pereira y Jorge Moisés Campos, las principales raquetas masculinas de nuestro país, quienes valoraron el fuerte examen como un paso preparatorio sólido rumbo a los Juegos Panamericanos de Lima.

Sus rendimientos tuvieron matices diferentes:

El zurdo de 29 años Pereira, luego de ganar en la fase de grupos al estadounidense Nikhil Kumar (4-2) y al azerí Khayal Hashimli (4-0), le propinó contundente 4-0 al chileno Juan Lamadrid con tanteadores de 12-10, 11-8, 11-8 y 11-5. Ese triunfo le propició incluirse nuevamente en el cuadro principal de la justa, instancia en la cual cedió 1-4 ante el japonés Jun Mizutani (No. 13 del ranking del orbe).

Parciales de 8-11, 11-7, 6-11, 8-11, y 3-11 sellaron el paso de Pereira por la justa ante un oponente con participación en 15 certámenes de esa categoría, 880 partidos internacionales registrados, y balance de 619 victorias y apenas 261 derrotas en ellos.

Moisés, por su parte, inició su andadura con sendos 4-0 sobre el luxemburgués Eric Glod, y el venezolano Jan Medina, antes de ser
eliminado 3-4 a manos del sueco Truls Moreagard.

Aunando esfuerzos en el evento de dobles Andy-Moisés ofrecieron otro buen partido frente a los estadounidenses Nicholas Tio y Nikhil Kumar, pero sucumbieron por cerrado 2-3.

Hablábamos de la importancia de este certamen en la ruta preparatoria de nuestros principales raquetistas rumbo a los Juegos Panamericanos de Lima, un escenario que, tanto en el concurso individual como por equipos, se antojará bien cruento, tal y como lo expresaron los propios jugadores:

Andy Pereira: Situado en el escaño 161 del escalafón del orbe (2 780 puntos), con saldo histórico de 197 sonrisas y 89 derrotas, el zurdo capitalino de corte ofensivo en su juego aseguró que fue creciendo en cada presentación durante el certamen.

“El rendimiento fue bastante bueno de forma general. Fui de menos a más, el primer partido del grupo lo gané 4-0 relativamente fácil, ya después el segundo fue un poco más complicado. Los primeros sets no los jugué muy bien pero después fui levantando y logré ganar 4-2. Pese al 4-0 el partido con Juan Lamadrid lo califico de bien reñido (12-10, 11-8, 11-8 y 11-5).

El termómetro más exigente fue el choque frente al japonés Jun Mizutani actualmente #13 del Mundo. Jugué suelto, creo que un gran partido. Jamás pensé poder jugar a ese nivel la verdad. Siempre uno quiere avanzar más, pero estoy muy contento con la forma en que me comporté en la competencia de individuales.

En el doble no jugamos mal, solo que la pareja americana supo aprovechar sus oportunidades y nos venció 3-2.

Cuando alcanzas cierto nivel técnico lo que falta es jugar con frecuencia ante hombres de la misma calidad o superiores, insertarse requiere enfrentarlos con regularidad, participar en el World Tour y no hacerlo una vez cada uno o dos años.

La estancia en el club alemán me dio la posibilidad de entrenar y jugar con jugadores distintos, de características y sistemas diversos, a la vez que me permitió participar en algunos torneos lo que ha ayudado a mejorar mi nivel técnico táctico. Entre otras cosas
ganar en seguridad y capacidad de respuesta durante los partidos, en cada acción.

Eso es lo bueno de jugar seguido, poder ver tus debilidades después las entrenas y sales a jugar de nuevo a ver que tanto las mejoraste”, explicó el antillano, que incursionó en su séptimo Mundial emulando sus mejores rendimientos precedentes que van de incluirse en el cuadro principal de 128 jugadores.

Jorge Moisés Campos en cambio es derecho, pero también un jugador de ataque. De mayor estatura y extremidades más largas se sitúa en el 219 del listado del orbe a sus 27 abriles, y exhibe foja de 141-87 en duelos internacionales oficiales. Escuchemos sus valoraciones:

“La preparación con rigor rumbo a Lima apenas comienza con el Mundial, es una especie de punto de partida. En lo adelante resta ajustar detalles, solo que para hacerlo se requiere de más partidos de alto nivel, esa es la única manera de saber cuáles detalles nos hacen falta corregir para ocasiones de ese tipo.

Respecto al partido que perdí con el sueco Moreagard (153 del ranking absoluto), posee un poco más de nivel, dado por su mayor fogueo. Constituye una de las mayores promesas de Suecia con 17 años, al punto de que le ganó también 4-2 a un representante de Hong Kong-Kit Kwan Ho.

Estoy contento, pero no exactamente satisfecho con mi rendimiento. tener casi una Victoria con jugadores de alto nivel siempre te deja un sabor de que se podía más.

El nivel de Latinoamérica ha subido significativamente, en este Mundial salió un artículo de la Federación Internacional diciendo que por primera vez hubo 30 latinos incluyendo mujeres que llegaron a la llave de los 128 mejores. Si a eso le sumamos que también la región posee a diez o más jugadores entre los 100 primeros del ranking, sumando ambos sexos, eso significa que el nivel de los Panamericanos estará bien alto, parecido al de una parada del circuito World Tour, bien duro para cualquier tenista…”, ahondó Moisés.

¿Crees estar al nivel que exigirán los Panamericanos?

“Sí, lo siento, llegado el momento se tratará de ser precisos, exactos prácticamente, pulir detalles y ejecutarlos en cada situación de partido. Es muy difícil decir qué jugador te resulta más complicado cuando el nivel es igual o más alto que el que posees. Se trata incluso de encajar más o menos en un sistema de juego determinado. Tener mayor lucidez ese día. Deben conjugarse muchas cuestiones para avanzar a la discusión de las medallas”.

China es la meca indiscutible de la disciplina, con jugadores nacionalizados que defienden la camiseta de disímiles naciones además de la armada del gigante asiático.

Brasil (2-3-2) y Estados Unidos (2-0-1), apoyado en sus jugadoras de origen chino, se repartieron el botín en Toronto 2015.
Actualmente recalan los brasileños octavos del listado por colectivos masculino. Cuba ocupa el puesto 42.

Entre damas el panorama es similar. Estados Unidos aparece en el escaño 16 con su legión de ojos rasgados, las brasileñas en el 28, y nuestras chicas recalan en el 50. Los nuestros, tras esta importante escala mundialista, regresarán a su cuartel general del Cerro Pelado y contemplarán una base de entreenamiento en Guatemala, escenario donde disputarán el certamen Latinoamericano. 

Realidades para poder calibrar con objetividad cuánto demandará un rendimiento notorio de esa disciplina en tierras del Cuzco.

Visto 385 veces

Andy Pereira es un jugador constante, de eso no me cabe la menor duda. A sus 27 años atraviesa por plena madurez deportiva.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar