jueves, 20 junio 2019, 19:21
Domingo, 26 Mayo 2019 05:24

Armando busca deshacer “Barreras” rumbo a Lima

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Armando Barreras desafía kilómetros de piscinas a diario en Baraguá Armando Barreras desafía kilómetros de piscinas a diario en Baraguá Ismael Batista

Desterrando cualquier asomo de rutina encara el espaldista Armando Barreras cada sesión en el Complejo de Piscinas Baraguá, con la mirada puesta en los Juegos Panamericanos de Lima.

Imaginen el tedio en el que puede caer un nadador del equipo nacional enfrentándose a más de 60 kilómetros semanales, luchando contra sus registros, esperando la hora cero para tomar el bloque de arrancada y desafiar el agua, los rivales, el coeficiente de rozamiento…

Desterrando cualquier asomo de rutina encara el espaldista Armando Barreras cada sesión en el Complejo de Piscinas Baraguá, con la mirada puesta en los Juegos Panamericanos de Lima, luego de que no le fuera nada bien en el clasificatorio Panamericano de Lima. Sus 56.68 segundos en los 100 metros, y sus 2:04.14 minutos en el doble hectómetro, bien distantes de los cronos que lo vieron  vestirse de plata en Barranquilla en los propios segmentos:
55.48 y 2:01.61, respectivamente.

Marcas que lo colocaron en posiciones 158 y 165 de escalafones regenteados por el estadounidense Ryan Murphy (51.94) y el ruso Evgeny Rylov (1:53.36 minutos), por ese orden.

Sobre esos rendimientos y detalles asociados a su preparación, dialogó Barreras con CubaSí:

“Iniciamos la preparación en enero acá en el Complejo, pero afrontamos dificultades con la temperatura de las piscinas, debido a problemas con el petróleo derivados de la situación existente en el país. Las calderas no estuvieron funcionando y la piscina se enfriaba, al punto de que en ocasiones tuvimos que movernos hacia la escuela primaria Cesáreo Fernández en el municipio Playa, con la agravante de que es una piscina de 25 metros.

Al finalizar febrero se estabilizó la situación acá y nos enfocamos en vencer o modelar los objetivos que nos habíamos trazado en la Copa Marcelo Salado, y en la lid de Perú, una especie de pre-panamericano.

En la Copa Marcelo los resultados se comportaron a tono con lo esperado, aún cuando los tiempos pudieron ser algo mejores. Estuve alrededor de 2:05 en los 200 metros. De cara a Perú hubo cierto grado de incertidumbre. Por cuenta del bloqueo que nos impone Estados Unidos nos vimos afectados. Se nos cayó la base de entrenamiento de altura, se nos encarecieron muchísimo los pasajes. En consecuencia llegamos al clasificatorio con muy poco tiempo antes.

El viaje fue con escala en Colombia, llegué a las dos y media de la mañana y al otro día (jueves) me tocaba nadar. El nivel de agotamiento era muy grande y no pude nadar duro en la mañana y en la tarde. A pesar de haberme reservado en los últimos 50 metros del 200, que me caracterizo por levantar, me caí. Fue el peor tramo de mis 50 y terminé muerto”, explicó detalladamente Barreras.

Al otro día el 100 me salió un tanto mejor, a pesar de que tuve problemas en la arrancada con el partidor de la espalda que se me resbaló. Salí un tanto rezagado, tuve que aumentar la frecuencia de brazadas para remontar la prueba. Lo logré, pero en los últimos 15 metros me pesó el inicio y me caí en esos 25 metros.

De todos el que mejor me salió fue el 50. Me acerqué a mis mejores registros. La competencia de Perú sirvió para dilucidar en qué tenemos que focalizar los esfuerzos, qué cambios introducir, pues apenas comenzamos otro macro. Ahora resulta crucial el fortalecimiento de las piernas, el trabajo en el gimnasio, bajar cerca de dos kilogramos que tengo de más, con vistas de en estas 12 semanas que restan para el disparo de la primera prueba, lograr la puesta en forma óptima.

Toca concentrarse y solo pensar en lo que tenemos que hacer, nadar bien, hacer fuerte el gimnasio, buscar los suplementos. Hasta ahora tenemos todo, estamos iniciando fuerte este macro, con el pico máximo con el cual cerramos la etapa previa de enero a abril, y pretendo subir aún un poco más. Queremos se convierta en el mejor rendimiento del año”.

¿En ese sentido qué evento te acomoda mejor para romper el hielo?

“En la edición de Toronto 2015 primero largaron el 200 (culminó octavo en la final A con 2:01.24 minutos); y luego el 100 (lideró la final B con 56.14 segundos). Siempre me ha gustado nadar algo previo al 200 que era antes mi mejor evento. Hoy por hoy los mejores tiempos me han salido en los 100, pero aspiro a nadar con el mismo nivel de importancia ambos en Lima.

Realmente no tengo preferencia y me prepararé para estar listo sea el que sea”.

Hablabas de un cambio en el diseño de la preparación en aras de lograr la mejor puesta en forma posible. ¿Sobre qué elementos técnicos en específico trabajas?

“En base a lo visto en Barranquilla y en Perú, hemos aumentado el volumen intenso con  el objetivo de elevar la capacidad aerobia. Eso, en paralelo con la mejoría de la resistencia y fortalecimiento de las piernas, pues el pateo es muy crucial en mi estilo y en sentido general en todos los de la natación. Estaba sintiendo en los últimos metros como me fallaban las piernas y eso no puede repetirse.

Los cambios en el gimnasio, pese a llevar pocos días, arrojan que me siento más potente y trancado en el agua, nuevas sensaciones…

Cuando terminamos en Perú le pedí a mi entrenador Jorge Pérez Orta que preparara el plan de entrenamiento más loco que se le hubiese ocurrido y la meta es cumplirlo para mejorar los tiempos, algo que siempre constituye el objetivo fundamental”.

¿Cuánto pueden llegar a nadar semanalmente según la etapa?

“Comencé esta semana con 50 kilómetros. Ahora aumentamos hasta llegar a 65-70 semanales, desglosados en siete en la sesión matutina y 5.5 en la tarde, a excepción de miércoles y sábado (5.5 y 5). Nunca habíamos iniciado tan fuerte”.

¿Confías en que de mantenerse esa curva ascendente pudieras rebajar tus registros en ambas distancias?

“Según lo que hemos visto en el estudio de contrarios, para introducirme en ambas finales A debo estar en el entorno de mis mejores cronos o rebajarlos. Ese es el principal propósito, como también cumplir mi sueño de rebajar de los dos minutos en los 200, y un poco más duro aún la de los 55 en el hectómetro. Son récords nacionales de más de 15 años y qué nadador no sueña con quebrar los récords de su país”.

Si te pidiera una caracterización breve como Tritón, ¿qué me dirías?

“Soy una nadador que mi principal virtud es no dejarme achacar por las dificultades. Puedo estar agotado o no en la mejor forma, pero la competencia es mi momento, mi medio, donde me gusta estar y probarme. Me meto en ese rol y es lo que más disfruto hacer”.

¿Paradigmas en la natación o en tu estilo?

“Indiscutiblemente Neisser Bent y Rodolfo Falcón. En mi caso personal admiro mucho a mi primer entrenador, campeón nacional antes de Falcón y que se llama Joaquín De los Ríos. En él siempre me he visto reflejado. Ya igualé sus mejores resultados en Juegos Centroamericanos y del Caribe, y espero poder superarlo en los Panamericanos de Lima”.

Confiemos que ciertamente el joven de 23 años de edad lo consiga. Sobre él, la librista Elisbeth Gámez y Luis Vega en los eventos combinados reposan las aspiraciones y esperanzas de la natación cubana en Lima. Sin grandes pretensiones, medular el ir evolucionando en un deporte que después del atletismo (47), confiere el mayor número de títulos en citas multideportivas (32).

Visto 388 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar