lunes, 17 junio 2019, 04:46
Sábado, 18 Mayo 2019 08:19

La lucha por el aborto en Argentina llega al Festival de Cannes

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(0 votos)

El cineasta Juan Solanas se declara ateo pero dice que si Dios existe lleva un pañuelo verde, el emblema del movimiento por el aborto legal en Argentina, país natal al que regresó para filmar un documental que se estrenará el sábado en el Festival de Cannes.


El movimiento que se conoció como la “ola verde” arrastra su película “Que sea ley” hasta las playas de la Croisette. Fue incluida en la sección Proyecciones Especiales. “Heroínas de la película me van a acompañar a Cannes”, revela el realizador a la AFP.

El documental fue filmado en 2018 de manera espontánea y pasional. Captó testimonios entre centenares de miles de mujeres en las calles por la interrupción voluntaria del embarazo, gratuita y segura.

“Crecí en una familia atea, si bien mi abuela paterna era muy creyente. Respeto las creencias de la gente, pero es medieval y violento imponérselas a personas que no piensan igual. Hablar de la defensa de ‘dos vidas’ cuando muere una mujer por semana en abortos clandestinos”, cuenta J. Solanas.

El proyecto para la legalización del aborto fue aprobado en 2018 por la Cámara de Diputados, pero finalmente resultó rechazado en el Senado por 38 votos a 31.

En Argentina el aborto solo está permitido en caso de violación, si corre peligro la vida de la madre o si el feto es inviable.

“La noche (de la votación en el Senado) me morí de frío, de lluvia, casi se me rompe la filmadora. Pero quedé fascinado con tanto talento, vida y creatividad del movimiento verde”, narra Solanas.

“Sentí bronca, indignación”, dice el realizador, hijo del laureado cineasta Fernando ‘Pino’ Solanas (83 años), exiliado en Francia durante la dictadura.

‘Pino’, autor de celebradas ficciones y documentales, fue premiado como mejor director en Cannes por “Sur” (1988). Como senador de la oposición de izquierda hizo aquella noche un vibrante discurso en favor de la ley.

Desarraigo

Juan Solanas tiene 52 años, de los cuales 37 de residencia en Francia. Otros cinco los lleva en Montevideo. En Argentina se lo conoce poco.

“Siempre quise volver. El desarraigo es durísimo. Pero de manera ‘naif’ pensaba que aquí había aborto”, revela.

Su camino era el cine de ficción pero por sus venas corre el ADN de la política. “Mi mamá y mi papá fueron militantes toda la vida. A él lo iban a matar. Con mi mamá viví en la clandestinidad. En la noche de la dictadura conocí mucha gente que murió”, recuerda.

Su cortometraje “El hombre sin cabeza” (2003) fue premiado en Cannes. “Trata sobre el racismo, sobre lo que sufre el diferente y la violencia que hay en la sociedad”, explica.

En el largometraje “Nordeste” (2005) dirigió a la actriz francesa Carole Bouquet, coprotagonista de “Ese oscuro objeto de deseo” (1977), de Luis Buñuel.

Al incursionar en el relato fantástico con romance, realizó “Upside Down” (Un amor entre dos mundos, 2012), con Jim Sturgess (“Across the universe, 2007) y Kirsten Dunst (Melancholia, 2011).

“Me enamoré“

¿Cómo surgió la idea? “No soy un tipo que llora. Soy duro. La pasé mal. Pero me emocioné al ver por televisión un movimiento de mujeres maravilloso, superpoderoso“.

Así es que toma la cámara y aparece en medio de una multitud en la plaza del Congreso. “Me enamoré, fue un shock. Las mujeres son increíbles“, pondera.

No pensaba en una película. Ni en bajar línea. “Bajo ningún concepto es un panfleto. Grabé también a la gente de ‘las dos vidas'”, señala en referencia al movimiento en contra del aborto, que se identifica con pañuelos celestes.

Solanas está casado con una argentina. Sus hijos, un varón de 12 y una niña de 10, nacieron en París. Pero él se siente tan argentino como la marea verde que lo deposita en Cannes y en la senda del cine documental.

Visto 330 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar