lunes, 22 julio 2019, 11:47
Lunes, 17 Junio 2019 00:56

DE LA VIDA COTIDIANA: «Quitar cada día un pedacito a los problemas»

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

Laborar en espacios confortables y limpios; ver que las construcciones recién concluidas tienen la calidad requerida; recibir buenos servicios; vivir en ciudades bonitas, con orden y limpieza, ¿sería mucho pedir?


Al margen de las satisfacciones que traen consigo las inversiones que por estos días se realizan en La Habana por su aniversario 500 —en beneficio de diversas esferas y sectores—, hoy muchos capitalinos se preguntan qué ocurrirá con ellas una vez terminadas, temiendo quizás que con el tiempo puedan ser blanco del descuido y de las indisciplinas sociales.



Avanza programa por 500 años de La Habana.





Mucha gente se cuestiona desde ya: ¿cuánto durará una construcción recién pintada, una calle recién asfaltada, una ciudad totalmente remozada para celebrar su medio siglo?

Y es que, durante muchos años, los cubanos hemos convivido con conductas que dañan y afectan las imágenes de las ciudades, pero no solo desde el punto de vista físico y estructural, sino también desde el ámbito de la educación, la decencia y las buenas costumbres.

Este ha sido un tema abordado en más de una ocasión por el primer secretario del Comité Central del Partido, General de Ejército Raúl Castro Ruz, y también por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, conscientes de que un país próspero y sostenible no puede construirse bajo el manto de lo mal hecho, de la chabacanería y de la vulgaridad.

Por ello, el presidente Díaz-Canel ha hecho suyas dos frases que —a mi modo de ver— tienen una extraordinaria importancia para cumplir los sueños y las aspiraciones que, como cubanos, nos merecemos.

De esta manera, trabajar en pos de «la cultura del detalle» y de «quitar todos los días un pedacito a los problemas» son una especie de guía, que a todos nos sirve, con independencia del trabajo que hagamos, la responsabilidad que tengamos, o el nivel que representemos.

Ambas ideas transversalizan el quehacer de una nación que cada día lucha por avanzar y satisfacer las necesidades de la población.

En cada visita gubernamental, asamblea de balance con los organismos de la Administración Central del Estado, encuentro con los estudiantes universitarios o con el pueblo, el Presidente insiste siempre en incorporar ambas filosofías a la práctica cotidiana.

¿Por qué hacer las cosas mal hechas, si el Estado y el Gobierno invierten enormes recursos (financieros, materiales y humanos) en una obra constructiva?, ¿por qué no velar porque la calidad y el buen gusto primen en todo lo que se hace?, ¿por qué no cumplir con el trabajo, y demás obligaciones, desde el pedacito que le toca a cada cual?, ¿por qué no luchar por alcanzar eficiencia y productividad?

Las respuestas podrían abarcar un abanico enorme de criterios, algunas más atinadas que otras, por supuesto. Pero lo que sí es veraz es que muchos dolores de cabeza nos evitaríamos si todos asumiéramos con responsabilidad lo que nos toca; una especie de salvavidas en medio de las dificultades que nos rodean. Al fin y al cabo, cuando incumplimos, nos estamos dañando y perjudicando unos y otros.
 
Si el chofer no para la guagua en la parada y la gente tiene que correr como caballos desbocados; si la enfermera no revisa la historia clínica para comprobar si ya están los análisis, y ya una vez en la consulta, usted percibe que ha perdido miserablemente el tiempo; si la farmacéutica no responde a tiempo su pregunta y ya en el mostrador le dice que no hay el medicamento; si la dependienta de la tienda no se dirige con amabilidad y franqueza; si el trabajador de Comunales no barre bien el frente de su casa... la lista sería interminable...; cuando todo eso pasa, a usted verdaderamente poco le queda para halarse los pelos.

La explotación de los microbuses con capacidad de 12 pasajeros de fabricación rusa, estará a cargo de la Empresa TAXICUBA

Por eso resulta fundamental hablar hoy de «cultura del detalle» y de «quitar todos los días un pedacito a los problemas». Ambas son tareas de todos y de todos los días.

Laborar en espacios confortables y limpios; ver que las construcciones (o reparaciones) recién concluidas tienen la calidad requerida; recibir buenos servicios cualesquiera que estos sean; vivir en ciudades bonitas donde primen el orden y la limpieza, ¿sería mucho pedir?

En el camino parar lograr la sostenibilidad y prosperidad de nuestro sistema influyen, inevitablemente, estas dos ideas que el Presidente ha hecho suyas y multiplica en cada ocasión, consciente de la importancia de tenerlas en cuenta para preservar lo logrado y avanzar en el camino hacia nuevos proyectos y sueños. No queda de otra. 

Visto 926 veces Modificado por última vez en Domingo, 23 Junio 2019 09:31

Hacer de la belleza y del cuidado de los detalles una práctica de vida.

A continuación reproducimos el texto íntegro del discurso del presidente Díaz-Canel este viernes en la clausura del VIII Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba.

La capital de todos los cubanos va apartando sombras, iluminando andares de cara a sus cinco siglos.

Comentarios  

 
#4 Irmara 19-06-2019 10:12
Pienso que el país en General , debe analizar la empresas de Acueducto y alcantarillado. , las personas están arreglando por si sola todos los desastres de ese tipo y hay gentes que la pasa peor, debe haber una planificación a nivel nacional, comenzar desde los CDR Y los problemas elevarlos y le den prioridad, le voy hacer un cuento: Una Amiga vive en un barrio que los primeros que llegaron fueron ellos, las 5 casas que había, se las ingeniaron y buscaron los tubos de agua, los soldaron, y el agua siempre llego bien, hace un tiempo para acá el Reparto creció, se fueron uniendo los demás vecinos al mismo tuvo, hace poco el vecino de al frente tenia un salidero en su parte y hizo un caminito para que el agua no se le estancara en su parte, ósea le regalo el problema al vecino de al lado, que en su parte no había, problema, La amiguita dio la queja a la policía, y la misma dijo que eso es problema de la empresa acueducto y alcantarillado. el cuento es más largo pero lo voy a dejar ahí.
 
 
#3 opp 17-06-2019 14:42
Ojala en el municipio de Guines se tenga que velar por la calidad. Estamos los guineros agradecidos a la revolucion por las obras de salud y educacion, pero esperan en Guines por la restauracion de El restaurant y cabaret El Rio, El Chino, el Circulo El Latino, El coliceo Deportivo , La fuente del parque central. la limpieza de la zanja que atraviesa todo el centro del pueblo y es su desague, la Escuela Renato Guitar, El antiguo cuartel, la antigua carcel, el local para las fiestas populares El Museo. Una obra cada dos años. Tengo confianza en la revolucion en el partido y en nuestro gobierno.
 
 
#2 Belkys 17-06-2019 11:31
¿Por qué hacer las cosas mal hechas si el Estado y el Gobierno invierten enormes recursos (financieros, materiales y humanos) en una obra constructiva?, ¿por qué no velar porque la calidad y el buen gusto primen en todo lo que se hace?, ¿por qué no cumplir con el trabajo, y demás obligaciones, desde el pedacito que le toca a cada cual?, ¿por qué no luchar por alcanzar eficiencia y productividad?

Las respuestas podrían abarcar un abanico enorme de criterios, algunas más atinadas que otras, por supuesto. Pero lo que sí es veraz es que muchos dolores de cabeza nos evitaríamos si todos asumiéramos con responsabilidad lo que nos toca; una especie de salvavidas en medio de las dificultades que nos rodean. Al fin y al cabo, cuando incumplimos nos estamos dañando y perjudicando unos y otros.

PARA HACER CUMPLIR ESTO.... LOS INVITO A VISITAR EL NUEVO EDIFICIO DE REFERENCIA SITO EN LAMPARILLA 64 ENTRE SAN IGNACIO Y MERCADERES.... VERAN LA CHAVACANERIA Y VULGARIDAD REFLEJADA EN UNA NUEVA INVERSION DONDE NADIE SE HACE RESPONSABLE.... AUN SIN GAS MANUFACTURADO Y SIN AGUA ESTABLE.... ENTONCES DE QUE ESTAMOS HABLANDO
 
 
#1 UnKnown 17-06-2019 10:56
Saludos.
Sí, resulta bastante a pedir cuando nos hemos acostumbrado tanto al desorden y la indisciplina y además, las autoridades parecen no ver y actuar contra lo evidente.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar