miércoles, 16 octubre 2019, 21:00
Domingo, 07 Julio 2019 19:13

Copa América: Brasil honra a su torcida en el Maracaná

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(3 votos)
El dúo Gabriel de Jesús (derecha)-Everton, resultó letal por Brasil a partir de cuartos de final. El dúo Gabriel de Jesús (derecha)-Everton, resultó letal por Brasil a partir de cuartos de final. EFE

Paolo Guerrero y los suyos no pudieron contra una Canarinha que objetivamente era superior en todas las líneas y así lo demostró imponiéndose por 3-1.No podían permitirse los brasileños que la historia les asestase otro mazazo  en el mítico Maracaná.

No podían permitirse que la historia les asestase otro mazazo  en el mítico Maracaná.No este Brasil tan pragmático, si bien aún algo distante de su santo y seña del Jogo Bonito, resolutiva, con una mentalidad de equipo que satisface tanto a su seleccionador Tite como a la mayoría de los millones de hinchas que tiene diseminado por la geografía universal.

Se citaba con Perú nuevamente, con matices diría que diametralmente opuestos a los de esa goleada escandalosa 5-0 del debut. Perú, que clasificó como mejor tercero, fue in crescendo en la competición, además de llegar con dosis extra de coraje luego de dejar tendidos a Uruguay y Chile. Paolo Guerrero y los suyos no pudieron contra una Canarinha que objetivamente era superior en todas las líneas y así lo demostró imponiéndose por 3-1.

Tardaron 12 años en volver a alzar la Copa América los auriverdes, pero se convirtieron en el once más ganador de este siglo con un tridente de coronas, además de obtener su novena a lo largo de la historia del certamen.

Los Incas no acariciaban una final desde 1975. Sin embargo, con Gareca volvieron a un Mundial 36 años después en Rusia 2018 y coquetean con una meca de América bastante cambiante en la última década. De hecho, iniciaron el duelo plantando cara, arreciando marcas, con un Carrillo incisivo y cambiado al carril izquierdo, y mucha presión de su mancuerna en el medio sector.

La brecha la encontró Everton al minuto 15. Tenía medio desquiciado a Advíncula y aprovechando una asistencia de Gabriel de Jesús batió a Gallese prácticamente solo.

Un gol de jugada en una final, algo que no sucedía desde que el uruguayo Forlán perforara redes en la versión del 2011. Lo cierto es que con su performance Everton dio muestras de ser un jugador listo para dar el salto al fútbol Europeo.

Perú salió a buscar el empate y ciertamente lo consiguió en el 43. Un balón dividido por derecha que fue centrado raso y encontró en su ruta la mano de Thiago Silva. El desenlace fue penal, cobrado con sangre fría por Paolo Guerrero. Un Guerrero capaz de ser el único en perforar la meta custodiada por Allison en toda la competición. Guerrero además ratificado como máximo cañonero en Copas América y capaz de anotarles a todos los restantes equipos de Conmebol en estas instancias.

Por cierto, el delantero peruano junto al brasileiro Everton, emergieron como pichichis de la justa al anidar tres esféricas.
Lo que fue euforia desatada duró poco. El cántico de un Maracaná convertido en manicomio se volvió a escuchar apenas cuatro minutos más tarde.

Pero otro que está presto a convertirse en grande, Gabriel de Jesús, aprovechó un desajuste de la zaga peruana luego de una internada prodigiosa de Arthur para decretar con disparo cruzado raso e inalcanzable para Gallese el 2-1 parcial.

El ariete del Scratch llegó en calidad de suplente al certamen, luego de una temporada inconstante en el Manchester City de Guardiola.

Era su momento de sacudirse y callar a muchos. Se vistió de extremo letal y endemoniado luego de su entrada por la banda derecha en el duelo versus Venezuela. Determinante con gol y asistencia ante Argentina en semifinales. Calco de su rendimiento en la definición contra Perú. Comienza a colocarle un sello de actitud y valía a la Selecao. Amén de una expulsión desde la perspectiva de muchos injusta en el desafío crucial.

A falta de 20 minutos para el final Perú, con uno más sobre la cancha buscó arrinconar a los auriverdes. Entonces asumieron su rol con todas las de la ley Thiago Silva y Marquinhos.

Everton continuó siendo un calvario para la roji-blanca. Al punto de que fue derribado en el área por Zambrano. Penalti ratificado por el VAR, pues se produjo justo al límite del área chica. Richarlison convirtió el tiro de gracia de la Copa.

Brasil se reencontraba con el éxito, desbordando el éxtasis de sus hinchas y desterrando recuerdos tan amargos como el reciente 'Mineirazo'.  Una corona-bálsamo, en una lid en la que marcaron 13 goles y permitieron solo el penal de Guerrero.

Echan por tierra múltiples críticas a Tite por su juego, al menos por ahora, y retornan al cénit de este hemisferio. Independientemente de las dudas sembradas por el arbitraje en su duelo con los albicelestes, fueron el mejor once durante todo el torneo y su coronación cae en el plano de lo merecido.

Visto 486 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar