lunes, 14 octubre 2019, 11:57
Miércoles, 10 Julio 2019 00:30

Los tres lustros de un Milagro

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

Una obra humana, protagonizada por los médicos cubanos, que permitió devolver la visión a millones de personas en el mundo.


«En el campo de la Oftalmología, no ha habido en Cuba tarea más importante que la Operación Milagro», subrayó el doctor Marcelino Río Torres, a propósito de celebrarse este 10 de julio el aniversario 15 del nacimiento de un programa que contribuyó a que millones de personas en el mundo recobraran uno de los sentidos más importantes: la visión.

ABT pandoferrer 05 cubasi
Doctor Marcelino Río Torres, director del Instituto Cubano de Oftamología Ramón Pando Ferrer. (Foto: Agustín Borrego)


La fecha sirve de pretexto para hablar del tema con quien aún dirige el Instituto Cubano de Oftalmología Ramón Pando Ferrer, sitio donde nació esa maravillosa obra humana —protagonizada por los médicos cubanos— mediante la cual se han atendido tres millones 88 mil 516 pacientes, según cifras ofrecidas por la Unidad de Cooperación Médica del Ministerio de Salud Pública.

El doctor Marcelino narró que en la tarde noche del 9 de julio del 2004 Fidel llegó, sin previo aviso, a la institución hospitalaria. «En ese encuentro participamos, entre otros, la doctora Eneida Pérez Candelaria (quien en la actualidad dirige el servicio de Microcirugía) y el doctor Reinaldo Ríos.

«Fidel señaló que el presidente Chávez le había comentado, a raíz de la implementación de las misiones educativas, que los venezolanos no aprendían, y la causa es que no veían bien, pues, al parecer, padecían de catarata. Entonces el Comandante en Jefe nos preguntó si estábamos dispuestos a operar a 50 pacientes por día. ¡Imagínese!, ¿cómo podíamos negarnos frente a tal petición?

«Los venezolanos ya estaban en Cuba, por lo que al otro día, es decir, el 10 de julio, ya estábamos viendo a los pacientes en consulta y llevándolos para el salón, con el diagnóstico previsto. Ello fue el comienzo».

Fidel y Chávez1 cubasi

Fidel y Chávez, artífices de una gran obra.

—¿Cómo surgió la denominación de Milagro?

—Suponemos que la idea fue del Comandante en Jefe. El programa surgió aquí en Cuba con el nombre de Operación; en Venezuela le decían Misión. Pero lo cierto es que, cuando a los pacientes se les destapaban los ojos, lo primero que exclamaban era: «Esto es un Milagro». Posiblemente, Fidel sabía que eso era lo que iban a decir.

«Así comenzamos, hasta que un día se operaron 500 cataratas. Ello nos llevó a pensar en la necesidad de crear dos grupos de trabajo, para lo cual incorporamos a especialistas de otros hospitales y provincias, incluso tuvimos que traer a algunos rápidamente del exterior, donde estaban cumpliendo misión. Eso nos facilitó que mientras un grupo laboraba todo el día, incluso hasta la madrugada, el otro estaba descansando. De ahí que a finales del mes de octubre y principios de noviembre ya habíamos realizado 13 mil 600 intervenciones quirúrgicas de este tipo».  

—¿Cuándo el programa se extiende por el mundo?  

—A partir del siguiente año (2005) es que se decide enviar a nuestros profesionales a Venezuela, a Bolivia, donde se hicieron varios centros oftalmológicos. Por eso decimos que la Operación Milagro nació aquí, es una obra nuestra, que llegó a tener presencia en más de una decena de países, aunque algunos se negaron a recibir a los médicos cubanos, como Brasil y Argentina. ¿Qué hacían entonces los pacientes?, pues cruzaban caminando la frontera con Bolivia, ¡increíble!, y allí se operaban.

«En la patria del presidente Evo Morales llegamos a contar con más de ocho centros oftalmológicos, y en Venezuela, con unos cuantos. Luego se abrieron otros en Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Honduras. En Argentina hicimos un centro que nombramos Ernesto Che Guevara, y otro en Uruguay que se llama José Martí, y en estos lugares, las propias personas que en un principio nos tiraron “cañonazos” empezaron a mandar a sus hijos a formarse como especialistas.
 
«En el continente africano llegamos a tener Misión Milagro en Benguela, Angola, y en Malí, sin contar los oftalmólogos que tenemos en Argelia, allí donde los galenos cubanos por vez primera cumplieron misión internacionalista».

—¿Qué ha significado la Operación Milagro para el doctor Marcelino?

—¡Imagínese! En el ámbito profesional ha sido lo más grande de mi vida. Una obra que comenzó Fidel y que nuestros médicos han sabido cumplir hasta hoy. Realmente, la satisfacción es muy grande.

Visto 520 veces Modificado por última vez en Jueves, 18 Julio 2019 02:14

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar