viernes, 18 octubre 2019, 22:44
Jueves, 18 Julio 2019 00:05

Todos somos servidores públicos

Escrito por  Alina M. Lotti / CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)

El Presidente cubano ha subrayado que “la vocación de servir no puede ni tiene por qué confundirse con servilismo”.


En estos tiempos, cuando la institucionalización y el ordenamiento del país son una necesidad impostergable, los servidores públicos adquieren una extraordinaria importancia. Un concepto estrecho de tal denominación, quizás pudiera centrarse en una determinada esfera de la vida cotidiana.

Sin embargo, los servidores públicos —y valga la redundancia— son todos aquellos que desde un espacio laboral están en el deber de prestar un servicio, cualquiera que sea. Casi nada escapa a ello y pudiera decirse que todos, de una manera u otra, somos servidores públicos.

Al igual que en la producción, donde una fábrica depende de la materia prima, de los equipos y de la fuerza productiva para echar a andar toda esa maquinaria y obtener resultados, lo mismo ocurre en múltiples tareas y espacios de la vida cotidiana, donde se acumulan demasiados pesares y dificultades por mal trabajo, ineficiencias, insensibilidad, indisciplinas y burocracia.

Y es que también los servicios (de toda índole) presuponen ciertos encadenamientos, en los cuales inciden la voluntad y los deseos de hacer de los seres humanos.

Por ejemplo, si una persona necesita una certificación (de nacimiento, de matrimonio, de defunción) para luego proseguir un trámite legal determinado y, por alguna razón, no se le entrega en el tiempo establecido, pues entonces la cadena de inseguridad y malestar continúa. De ahí que sea tan importante que cada cual cumpla con su responsabilidad en el “pedacito” que le toca.

Consciente de cuanto afectan estas situaciones en la vida de los cubanos, el Presidente Miguel Díaz-Canel recurre al tema con frecuencia. 

Los servidores públicos conforman un amplio abanico de actividades y profesiones, en los que —por mencionar algunos— pudieran citarse los educadores, el personal de salud, los trabajadores jurídicos y hasta los periodistas.

Casi nada escapa a esta conjunción de palabras, cuyo significado adquiere en la actualidad una trascendencia enorme para el buen desenvolvimiento del país.

Muchas veces se tiene la solución del problema “ahí mismo, al doblar de la esquina”, como dice el argot popular, sin embargo no se concreta y las personas pierden el tiempo, la calma y la paciencia. Además, en ocasiones ello deriva —condicionado por el ánimo de resolver lo antes posible— en conductas inescrupulosas y corruptas, con “don dinero” de por medio.
 
Un país necesita de todo eso, de los incrementos productivos, de las exportaciones e importaciones, de las inversiones, pero también de que en todos los ámbitos la gente sienta que sus problemas son atendidos, tenidos en cuenta y, al menos escuchados, cuando no tienen solución inmediata.

En su reciente intervención, al clausurar el Tercer Período Ordinario de Sesiones, de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Presidente cubano se refirió a la funcionalidad de los servidores públicos y a los valores que deben tener.


VGPREmpMarcurijeER 1 display cubas

El constante apego al pueblo, ha propiciado que el Presidente cubano tenga una absolutaclaridad sobre los problemas más acuciantes que afectan a la población. De ahí sus valoraciones y criterios respecto a los servidores públicos, que muchas veces tienen en sus manos las soluciones.


“Quien tiene a mano la más rápida y eficiente solución a un problema no tiene por qué minimizarlo ni delegar su solución bajo consideraciones jerárquicas o sectoriales. Todos somos servidores públicos.

“Niega el espíritu de la Revolución quien entorpece, demora o hace imposible el trámite para acceder a un subsidio, a la propiedad de una vivienda, al usufructo de una tierra entregada para producir. Esas son gestiones que, en general, roban tiempo y energías a las personas que trabajan, estudian y aportan a la sociedad.

“Cuando hablamos de rescatar la decencia pensamos también en la honestidad y el sentido de cooperación de los servidores públicos.

“La vocación de servir no puede ni tiene por qué confundirse con servilismo.  Dar un buen servicio desde la amabilidad, la humildad y la educación nos hace más profesionales y añade a nuestro ejercicio laboral un sello de calidad y calidez humana que hoy necesitan otros y mañana necesitaremos cualquiera de nosotros.  Tenemos que ser serios y eficaces en las respuestas”.

Tales palabras muestran la claridad de pensamiento y de acción del  Presidente. Por el bien de Cuba y de todos, ¡hagamos nuestros su ejemplo y sus palabras!

Visto 692 veces Modificado por última vez en Martes, 23 Julio 2019 07:06

Laborar en espacios confortables y limpios; ver que las construcciones recién concluidas tienen la calidad requerida; recibir buenos servicios; vivir en ciudades bonitas, con orden y limpieza, ¿sería mucho pedir?

«La belleza está en irnos por encima de los retos», indicó el Presidente cubano. Para lograrlo, hay que seguir rompiendo esquemas.

Hacer de la belleza y del cuidado de los detalles una práctica de vida.

Al clausurar el III período ordinario de sesiones de la IX legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, señaló que el único modo de resolver los problemas es que cada quien se pregunte diariamente qué puede hacer, y haga su parte.

Comentarios  

 
#4 pedroorlando 19-07-2019 14:30
Excelente comentario el de Carlos Varadero. En nuestro país practicamente todos somos servidores públicos, definición que siempre existió y fue desapareciendo paulatinamente, en parte por el falso igualitarismo. En Cuba desde el bodeguero y carnicero hasta los maestros y profesores, médico y enfermeras, notarios, registradores del estado civil, cartularios, abogados, jueces y fiscales etc, etc, somos servidores publicos y estamos muy distantes de serlo de verdad.
 
 
#3 Zugor Seg. 19-07-2019 08:47
Coincido que se ha perdido la vocación de servir, pero más importante que el 'convencimiento ' y las lamentaciones por la pérdida es saber por qué, conocer las causas.
Hay dos cuestiones que aunque no son las únicas son claves. Maltratan porque han sido maltratados, en venganza, lo cual es doble pérdida pues además de perder la vocación (si alguna vez la tuvieron), pierden valores como el humanismo, la bondad y la sensibilidad. También maltratan, y a mansalva, porque NADIE a pesar de los mecanismos establecidos de dirección y control, repito, ¡NADIE! se preocupa ni ocupa de ello, los dejan hacer a su gusto y deseo, impunemente.
Nuestro presidente, al igual que Fidel, Raúl y la dirección histórica de la Revolución han estado claros de ello, pero no ha sido así por quienes tienen el deber de hacer cumplir las políticas trazadas, algo de lo que Canel se está encargando directamente.
Después de esto, no hay más que decir, sino ¡ACTUAR!
 
 
#2 Jennifer Mendiola 18-07-2019 12:18
Bueno hoy por la mañana fui al banco a recoger mi tarjeta y tuve que esperar hasta las 10 de la mañana para que la comercial supuestamente me atendiera esperé pacientemente por la atencion y cuando llego la hora no nos pudieron atender ya que ya habian compañeros dentro y pasaban a varias embarazadas y personas con niños no estoy en contra de eso ya que entiendo como toda mujer pero bueno segui esperando hasta llegar las 11 y ver que nadie de la cola habia entrado, era de esperarse todos estresados y angustiados ya que debemos esperar fuera en la calle de l institución financiera cuando nos quejamos por la demora nos respondieron con una oracion bien diplomática pero sin argumentos en fin decidi irme y ver que dia puedo volver a estresarme y pasar calor en el portal de ese banco, lo que quiero decir es que se habla de agilizar los tratos y las inquietudes que tenemos todos que en fin no son inquietudes son necesidades de todo ciudadano y nuestras instituciones son las primeras que no brindan o mejor dicho no saben brindar un buen trato a sus clientes
 
 
#1 carlosvaradero 18-07-2019 10:56
Pienso que primero tenemos que lograr recuperar la institucionalid ad del país, que se ha ido perdiendo.
Sigue habiendo muchos problemas con nuestras instituciones estatales, al punto que se ha ido perdiendo credibilidad en ella y eso es algo fatal, cuando el pueblo no cree o no confía en nuestras instituciones realmente estamos como perdidos.
El servidor público es esencial, y en cuba se ha perdido esa vocación de servir a los demás y se ha visto con mucho malestar entre los ciudadanos el hecho de ser maltratado por algún servidor publico, historias hay muchas y eso es algo que se debe cambiar, porque para el pueblo trabajan y para eso reciben un salario.
Quien no tenga vocación de servir a los demás simplemente que se retire y busque otro empleo, lo que no es posible que sigan existiendo quejas porque algún servidor publico no haga lo que le corresponde hacer.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar