martes, 15 octubre 2019, 00:59
Jueves, 12 Septiembre 2019 04:36

Nur Sultan a la espera de los mejores gladiadores, Tokio también

Escrito por  Harold Iglesias Manresa/CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)
Ismael Borrero debe obtener uno de los seis cupos en su nueva división de 67 kg. Ismael Borrero debe obtener uno de los seis cupos en su nueva división de 67 kg. Foto: Roberto Morejón.

El sueño olímpico para muchos gladiadores estará al alcance de varios en la ciudad kazaja de Nur Sultan.


Cuando un millar de gladiadores en representación de 101 naciones se den cita para encarar el Mundial de esa disciplina, con visados para los seis primeros de cada división del programa olímpico en pugna.

Cuba irá con una legión de 12 gladiadores, varios de ellos con experiencia mundialista, pero en el caso del estilo libre el flamante titular del orbe en 61 kg Yowlys Bonne, único sembrado de los nuestros, por cierto, no tendrá aspiración de cara a la magna justa multideportiva, pues ese peso no es olímpico.

Completan la relación de libristas los multimedallistas universales Alejandro Valdés (65 kg), Geandry Garzón (74) y Yurieski Torreblanca (86).

En el caso de este elenco que estará bajo la égida de Julio Mendieta duelen las ausencias de Reinieris Andreu (57 kg), y Reinieri Salas (97), figuras de relieve y que quizás esté proyectada su clasificación en algunos de los otros escenarios posibles, como los campeonatos continentales del 2020,  y las conocidas y cruentas repescas universales, que marcan el epílogo del proceso.

Antes, a la vuelta de enero y junio, se desarrollarán torneos de crucial importancia, con tajadas de puntos para los respectivos rankings divisionales en los tres estilos, y con asiento en una misma sede.

Claro, estas opciones para Cuba serán un poco menos “terrenales”, primero por la precariedad económica que no es secreto para nadie, y segundo porque se reducirían las opciones concretas de acceso en comparación con la lid Panamericana de la disciplina, donde de seguro varios de los nuestros, incluso los que no logren hacer el grado en los colchones kazajos ahora, tendrán posibilidades más latentes de conseguirlo.

Algo así como ir a una posible única oportunidad, pero intentar tomar el toro por los cuernos en esa al seguro, apoyados en el prestigio y hegemonía continental en el estilo grecorromano; la calidad probada en la libre masculina y el camino ligeramente allanado, pues de seguro varias de las principales cartas estadounidenses, los huesos más duros, ya hayan garantizado sus cupos; y continuar con el empuje en la femenina, apostando porque las más encumbradas de la nación de las barras y las estrellas, y algunas otras individualidades a este lado del Atlántico descansen sabiéndose inscritas.

De vuelta a nuestra legión, precisamente las principales alumnas de Filiberto Delgado ya se hallan en tierra de combates. Hablamos de Lienna de la Caridad Montero (53 kg) y Yudari Sánchez (68), quienes gozan del favor de la Unión Mundial de Luchas en calidad de invitadas, en aras de que aprovechen el campamento previo a que se descorran las cortinas de la justa. Junto a ellas estarán la flamante reina del orbe entre juveniles Milaimys de la Caridad Marín (76 kg), y Yusneilys Guzmán (50), plata en los recién finalizados Panamericanos de Lima.

Al respecto Nenad Lalovic, titular de la Unión Mundial de Luchas sentenció:

“El Equipo de Desarrollo ha trabajado arduamente para garantizar que los atletas disfruten de un campamento de aclimatación adecuado antes del Mundial. Llegar temprano a un país para entrenar es clave en el éxito, aún más porque estos campeonatos clasifican a las naciones para los Juegos Olímpicos del próximo año”.

Por su parte, la cuarteta de clásicos estará encabezada por el as universal y olímpico Ismael Borrero (67 kg), presto a demostrar su clase de forma rotunda en su nueva división. Le escoltarán Oscar Pino (130), heredero de Mijaín, y doble bronceado en estas lides de rigor supremo; Gabriel Rosillo (97) rey entre menores de 20 años y triple monarca continental a todos los niveles; completando Daniel Gregorich (87). Raúl Trujillo moverá los hilos de la escuadra.

Objetividad al pie del colchón

Hablamos de quedar entre los seis primeros de cada división para enrumbar la mirada automáticamente a Tokio. Ahora bien, analicemos con objetividad el panorama para los nuestros:

Libre: El tridente de libristas enrolados en la batalla clasificatoria a todas luces posee opciones. Alejandro Valdés (65 kg) se ha convertido en uno de los gladiadores más seguros y efectivos de nuestro país. Madurez a sus 30 años ha sido bronce en los dos Mundiales previos del ciclo. Además ha ganado en madurez táctica, incrementado su repertorio técnico, y de paso volviéndose un escollo duro para cualquier oponente. En esa categoría ningún otro gladiador repitió podio mundialista y su experiencia en la Bundesliga alemana ha sido clave en su evolución.

Geandry Garzón regresa con 35 años al principal escenario competitivo del planeta. No es el mismo, pero conserva la mayor parte de su arsenal técnico y su experiencia de ser cuatro veces medallistas a estas instancias. Claro, su categoría actual, los 74 kg, es una de las más endemoniadamente duras en este panorama.

Baste mencionar al estadounidense Jordan Burroughs, el italiano de origen cubano Frank Chamizo, los rusos Zaurbek Sidakov o Khetag Tsabolov, y otros representantes de Turquía, Uzbekistán, Bielorrusia y Armenia. Colarse entre los seis será como el decimotercer trabajo de Hércules para él, pero apostemos a toda su maestría.

Torreblanca es un tren sobre el colchón. A veces sus revoluciones le han pasado factura. En los últimos tiempos ha estabilizado rendimientos pero bien encriptado pinta el panorama en su peso. Estar entre los seis no es una aspiración imposible, máxime por la forma en que se le vio en Lima y el trabajo progresivo de sus capacidades coordinativas  y defensa de las piernas. Habrá que ver cómo se presenta.

De cualquier manera, el timonel Mendieta dijo que irían a Nur Sultán en busca de los tres cupos.

Greco: Entre clásicos, las opciones parecen un tín más accesibles. Borrero no debe presentar mayores contratiempos. Se ha ido adaptando a su nuevo peso, y ganando en capacidades físicas como la resistencia a la fuerza e intensidad de combate hacia los segundos periodos, lo que unido a su respetable arsenal, lo colocan en posición favorable.

Pino debe campear nuevamente entre los pesos pesados. Ha ganado en experiencia competitiva al máximo nivel y está apto para codearse con cualquiera en su peso. La dualidad de estilos creo que en algún punto le ha aportado rapidez y otras cuestiones de visión del colchón y rivales, y este será el momento de demostrar todo lo que tiene.

Rosillo es un portento, posiblemente uno de los mayores talentos de la lucha a nivel global. Físico de roble, explosividad, cierre de pinzas y desbalances que lo hacen lucir como experto, lo colocan en el centro de atención de expertos con tan solo 20 abriles. Debe caminar en el organigrama hasta la zona de gracia.

Y Gregorich, esperemos se muestre del todo recuperado de la intervención quirúrgica a que fuera sometido en marzo. Ya en lima enseñó destellos de la calidad que posee. Kazajstán será harina de otro costal, y su división siempre ha sido una de las más violentas entre los clásicos. Crucemos dedos en favor de un rendimiento loable.

Libre (F): Acá es donde el panorama es más incierto. Lienna se jugará la carta de clasificarse en los 53 kg. Estrategia inteligente, pues los 57 para ella serían demasiado. Pérdida de velocidad y mucha desventaja respecto a sus oponentes en materia de talla y alcance de extremidades para el control de presas. En Lima no le fue como esperaba, pero esta pudiera ser su oportunidad de redención. Además, es la única mujer antillana medallista en un certamen del orbe con su plata de la versión precedente.

Yudari Sánchez tiene potencial considerable, pero necesita creérselo, además de ser más fiel a las indicaciones de la esquina. Preparar sus entradas y no meterse en los combates planteados por sus adversarias, algo que le ha sucedido en más de una ocasión.

Milaimys se da un aire a Rosillo en versión femenina, solo que en ese peso, hay varias luchadoras de armas tomar. Veamos cómo le va, con el incentivo adicional de saberse la reina entre menores de 20 abriles.

Cierro con Yusneilys. La “chiqui”, como se le conoce, ha ganado mucho en madurez competitiva, pero su división es un verdadero pandemonio, con europeas, americana, canadiense, asiáticas y otras individualidades prestas a salir a devorar. Ella también posee esa mentalidad de siempre ir en busca de más, pero necesita demostrarlo a un nivel que aún le queda un tanto grande a mi juicio.

Al desnudo nuestro elenco y sus posibilidades, resta esperar a ver cuán certero me comporté con mis vaticinios a partir del próximo día 14, cuando la voz de… ¡A luchar!

Visto 538 veces

Comentarios  

 
#1 luis ramon concepció 12-09-2019 17:32
Lianna fue bronce en el anterior mundial, no plata. esperemos q repita ese galardón. calidad le sobra.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar