martes, 15 octubre 2019, 19:57
Lunes, 16 Septiembre 2019 05:35

En la rica Italia: Bambinos pobres

Escrito por  Arnaldo Musa/Cubasí
Valora este artículo
(3 votos)

En Italia, cerca de un millón 400 000 niños y adolescentes, el 12,5% del total, vive en la pobreza absoluta.



Después de mucho platicar, partidos políticos italianos han logrado formar un gobierno que llaman de centroizquierda -pero de la llamada mano equivocada no tiene nada-, en un legislativo donde pulula la derecha, con tintes fascistas, todos responsables de mantener el orden en la vida de una nación considerada la tercera más desarrollada de la Unión Europea y la décima economía mundial, con un fútbol de maravillas y una cultura ancestral.

Pero de nada le sirve esto a quienes gobiernan, cuando se afanan más que nada por llegar y mantenerse en el poder, estar bien con los poderosos caballeros del dinero y preocuparse por las cifras de un crecimiento reamente falso, cuando se ahonda y ensancha la brecha entre ricos y pobres.
En una tierra de tanta bonanza, con una industria notable y una comida maravillosa pululan el desempleo y su compañera el hambre, con familias enteras que no tienen donde caerse muerta, como se dice corrientemente.

No sé qué programa de gobierno podrá tener buen augurio, cuando se mantienen la ambición y el egoísmo que coadyuvan a que no desaparezca tanta pobreza, que en Italia se ceba principalmente en bebés, niños y adolescentes.

En Italia, cerca de un millón 400 000 niños y adolescentes, el 12,5% del total, vive en la pobreza absoluta.

La coincidencia viene de numerosas fuentes, desde la organización no gubernamental Save the Children hasta el instituto Nacional de Estadísticas, pasando por la Universidad de Thor Vergeta.
Particularmente destaca la brecha de oportunidades entre regiones del norte y el sur del país, donde las meridionales Campana, Sicilia, Calabria, Pulía y Mulisa ocupan los primeros cinco puestos en la pobreza educativa.

En cambio, las septentrionales Friura-Venecia-Giulio, Lombardía, Piamonte y Emilia Romana constituyen las regiones con mayores oportunidades para los menores.

Italia registra en Europa uno de los más altos porcentaje de abandono escolar prematuro, destacando en ese aspecto negativo Sicilia (23,5%), Cerdeña y Campania (18,1%), en tanto Umbría es la de mayor retención escolar con un 6,7% de abandono temprano de los estudios.

De igual modo, nueve de cada diez niños están privados de ir a una guardería o a un servicio de la primera infancia. En Calabria y Campania la situación es dramática, pues sólo logran a acceder a esa oportunidad el 1,2% y 1,6%, respectivamente de los infantes menores de cinco años.

De los alumnos de 15 años matriculados en las escuelas, un 23% no llega a altos niveles mínimos de habilidades en matemáticas y un 21% no puede interpretar correctamente un texto que acaba de leer.
En la mayoría de los casos, son niños con desventajas sociales y de familias con más bajos niveles socioeconómico y cultural.

Los infantes de las familias pobres tienen casi cinco veces menos probabilidades de superar el nivel mínimo de comprensión en matemáticas y lectura, respecto a aquellos de hogares más ricos (24%), aunque hay excepciones.

Además de los altos niveles de pobreza, más de la mitad de los infantes no lee libros, uno de cada tres no utiliza internet y más del 40% no practica deportes.

Para hacer una buena gobernanza, sea quien sea esté en el poder, se deben crear las condiciones para que los niños puedan emanciparse de las condiciones de angustia de sus familias, por lo cual pueden buscarse oportunidades educativas y espacios para actividades deportivas, artísticas y culturales, pese a existir muchos lugares para esos fines abandonados y sin uso. Y esto sucede en la rica Italia.

Visto 693 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar