martes, 15 octubre 2019, 00:04
Viernes, 24 Agosto 2012 16:06

Heidi Igualada: En medio de la tormenta

Escrito por  Mercedes Borges Bartutis

Con tantas propuestas diferentes que muestra la música cubana hoy, hacer visible un proyecto de la llamada Nueva Trova es una empresa realmente titánica. Los trovadores saben bien que hace mucho tiempo no es posible asumir el escenario con una guitarra y un grupo de canciones, por muy inteligentes que sean y por mucha poesía que traigan consigo. En medio de tanta timba, reguetón, baladitas ligeras y cancioncitas de cuarta, hay que navegar con mucha suerte para hacerse visible y tener una audiencia decente.


La trova se ha visto obligada a cambiar un poco su rostro. Algunos cantautores con más intensidad, otros a discreción; pero de manera general, los trovadores han tenido que acudir a un grupo de músicos para darle otra impresión a sus repertorios con letras inteligentes y llenas de poesía.


En ese camino está Heidi Igualada hace poco más de un año, tiempo en que viene trabajando con el grupo Trébol de Ciudad, una agrupación de jóvenes que han cambiado el sonido de sus canciones. Convertida en una de las voces más líricas de la trova cubana, Heidi Igualada sigue siendo una imagen poco visible, a pesar de su trabajo sostenido por años dentro del Movimiento de la Nueva Trova. Heredera de los elementos más auténticos y profundos de la canción femenina en Cuba, esta mujer ha cambiado los colores de su repertorio y ha sorprendido a todos después de pasarse la vida cantando sola con su guitarra.


Recientemente esta trovadora hizo una gran demostración de su potencial, en un concierto que duró una hora y media, que tuvo como escenario la sala Che Guevara de la Casa de las Américas.


Heidi Igualada tiene un montón de canciones hermosas, que ahora aparecen con un matiz diferente, gracias a los arreglos y las hermosas ideas musicales de José Víctor Gavilondo, un joven pianista y estudiante del Instituto Superior de Arte, que se encarga de los diseños sonoros de Trébol de Ciudad. Talentoso, lleno de energía en la interpretación, Gavilondo trae de vuelta aquella sonoridad de los 80, en la que se movían grupos como Afrocuba (y más tarde Cuarto Espacio, un pequeño formato de la misma camada), que dirigió Oriente López, pianista fuera de liga que hizo la mayoría de los arreglos de aquellos primeros conciertos en grande de Silvio Rodríguez.


Por esa ruta anda Trébol de Ciudad con la obra de Heidi Igualada. El resto de sus integrantes son Claudia Reynaldo (bajo), Laura Hernández (flauta), Jorge Valtuille (percusión y misceláneas), y Ernesto Raymat (drums). La formación le ha dado otro color a las canciones de Heidi Igualada, que también se siente diferente con su pequeña banda.


Suerte de fusión, que incluye un poco de ritmos de todas partes, más la ternura habitual de Heidi, el sonido que se escucha en sus presentaciones da la medida de hasta dónde ha madurado esta mujer, que continúa luchando en medio de la tormenta.

Modificado por última vez en Lunes, 27 Agosto 2012 09:26

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar