lunes, 20 enero 2020, 03:19
Lunes, 30 Septiembre 2019 07:05

Londres niega acusación de tocamientos indebidos contra Boris Johnson

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(0 votos)
Boris Johnson saluda al salir de un hotel para acudir a la conferencia anual del Partido Conservador británico, este lunes 30 de septiembre en la ciudad inglesa de Mánchester Boris Johnson saluda al salir de un hotel para acudir a la conferencia anual del Partido Conservador británico, este lunes 30 de septiembre en la ciudad inglesa de Mánchester

Un portavoz de Downing Street negó que el primer ministro británico, Boris Johnson, realizase tocamientos indebidos a una joven periodista hace 20 años como ella afirma.

La británica Charlotte Edwardes explicó en un artículo del Sunday Times publicado el domingo que la agresión tuvo lugar durante un almuerzo en las oficinas de la revista conservadora The Spectator, en Londres, poco después de que Johnson se convirtiese en su redactor jefe en 1999.

"Debajo de la mesa, siento la mano de Johnson en mi muslo. Y lo aprieta", afirma Edwardes. "Su mano está en lo alto de mi pierna y tiene suficiente carne bajo sus dedos para hacer que me enderece de repente", escribió en un artículo con motivo de los dos años del movimiento #MeToo, que liberó la palabra de mujeres que fueron víctimas de acoso o agresiones sexuales y no osaban decirlo.

Edwardes, que entonces era una joven periodista, asegura que habló con otra muchacha que estaba también sentada junto a Boris Johnson durante ese almuerzo y esta le dijo: "¡Oh Dios, a mí me hizo lo mismo!".

La oficina de Johnson divulgó un breve comunicado el domingo por lo noche en el que aseguró que "la acusación es falsa".

Pero Edwardes se mantuvo firme. "Si el primer ministro no se acuerda del incidente, entonces tengo claramente mejor memoria que él", replicó la periodista en Twitter.

Edwards recibió el apoyo del ministro de Salud, el conservador Matt Hancock. "La conozco bien y sé que es digna de confianza", declaró Hancock a la televisión Channel 4.

"Estoy totalmente de acuerdo con @MattHancock", agregó en Twitter Amber Rudd, que el mes pasado dimitió como ministra de Trabajo.

Sobre Johnson pesa asimismo la amenaza de la apertura de una investigación penal sobre sus lazos con una empresaria estadounidense, Jennifer Arcuri, que recibió fondos públicos cuando el ahora primer ministro era alcalde de Londres.

El diario Sunday Times afirma que tenían una relación sentimental y que Johnson no declaró un potencial conflicto de intereses, lo que él niega.

Separado desde el año pasado de su esposa Marina Wheeler, el primer ministro vive desde entonces con Carrie Symonds, una especialista en comunicación 24 años menor que él, quien lo acompaña en el congreso anual del Partido Conservador que se celebra hasta el miércoles en Mánchester, en el norte de Inglaterra.

Visto 525 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar