jueves, 21 noviembre 2019, 23:03
Viernes, 18 Octubre 2019 18:50

«El Festival de Teatro tiene que sacudir la escena cubana»

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(1 Voto)
«Ningún festival salva al teatro (…) Pero un festival, con su carácter de intersección, induce al cruce natural, se torna encrucijada que impulsa a definir caminos»: Omar Valiño en las palabras inaugurales del XVIII Festival de Teatro de La Habana. «Ningún festival salva al teatro (…) Pero un festival, con su carácter de intersección, induce al cruce natural, se torna encrucijada que impulsa a definir caminos»: Omar Valiño en las palabras inaugurales del XVIII Festival de Teatro de La Habana. Foto: Adolfo Izquierdo

Este sábado comienza el XVIII Festival de Teatro de La Habana. Conversamos con su director curatorial, el teatrólogo Omar Valiño.

Hay una y mil maneras de concebir un festival internacional de teatro. Ante cada convocatoria de La Habana se impone una pregunta: ¿Se debe privilegiar la representatividad o solamente la calidad?


El circuito teatral habanero acoge desde este sábado las presentaciones de esta esta XVIII edición, que se extenderá hasta el próximo domingo. Conversamos con su director curatorial, el crítico Omar Valiño.


—¿Cuál es el eje de este festival?


—El Festival está dedicado a los noventa años de Vicente Revuelta. Y de ahí derivó esa idea de aunar concepto, técnica y dirección, algo consustancial a Vicente. Son tres pasos que se pueden subdividir en muchos, pero que definen la manera de articular un proceso de trabajo desde su primer planteamiento hasta su concreción escénica.


«Es algo que, insisto, asociamos mucho a la trayectoria creativa de Vicente Revuelta. De cualquier forma estamos convencidos de que cualquier empeño escénico, si pretende resultados loables, tiene que transitar por esas etapas, independientemente de su método, estilo o propósito».


—¿De qué manera la convocatoria tributa a esa idea?


—Para la selección de la muestra internacional esta vez procedimos mucho más por las consideraciones de los especialistas del Consejo Nacional de Artes Escénicas que por la admisión de la gente que se propone a sí misma desde cualquier lugar del mundo.


«Siempre hay muchos grupos interesados en venir, y las calidades no son las mismas. Si los invitáramos a todos, sería un festival inabarcable.


«Ha sido entonces una muestra pequeña. En ese momento no tenía que ver con las circunstancias materiales en las que estamos realizando ahora el festival, sino con la decisión de amparar ese eje temático.


«Apostamos por un diálogo de esos artistas y agrupaciones con nichos, espacios que no son habituales en la práctica teatral cubana.


«Es, en definitiva, una selección pequeña en número (poco más de diez países), pero muy amplia por sus implicaciones.

alt
El célebre Berliner Ensemble presentará en el teatro Martí uno de sus clásicos: El círculo de tiza caucasiano.


«Hay una riqueza indiscutible en ese panorama: textos de grandes autores, desde Calderón hasta Brecht, teatro que se inclina hacia lo performativo, diálogos que derriban muchas fronteras… Hay títeres para niños y para adultos… disímiles maneras de asumir el ejercicio teatral.


«Algo tiene en común la selección: pretende propiciar un intercambio útil con el profesional cubano y por supuesto con el público nacional».


—¿Hasta qué punto este concepto impone un “cepo” a la convocatoria?   


—De alguna manera lo impone, en el sentido de que jerarquiza, traza derroteros. Pero no significa que cierre puertas o limite la variedad de las propuestas.


«Eso es notable en la selección nacional, que siempre ha generado cierta polémica. También es una muestra pequeña. Y apunta al reconocimiento de la laboriosidad fructífera de las agrupaciones. O sea, no es que hayamos pensado esto como mero límite, sino como estímulo a los que trabajan y pueden mostrar resultados».

alt
Argos Teatro abrirá el festival con una pieza dedicada a la memoria de Vicente Revuelta: Misterios y pequeñas piezas.


—¿Qué responsabilidades debería tener (o de hecho, tiene) el Festival de Teatro de La Habana ante la escena nacional?


—Yo creo que el festival siempre debería ser un golpetazo, en el mejor de los sentidos. Tiene que “sacudir” esa escena.


«Para los artistas, para los profesionales del teatro, debería ser incitación, debería abrir ventanas hacia lo más valioso de la creación escénica en el mundo, y crear espacios para el debate.


«Y ante el público tendría que legitimar el teatro que necesitamos, que no siempre es el que tenemos. El Festival de Teatro de La Habana es la plataforma ideal para ese empeño».

Visto 637 veces Modificado por última vez en Martes, 29 Octubre 2019 04:42

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar