lunes, 16 septiembre 2019, 03:04
Miércoles, 29 Agosto 2012 10:52

Festival de Venecia abre con un thriller contra el fanatismo

Escrito por  AFP

Con un thriller político sobre las contradicciones de un joven paquistaní frente al fanatismo tras los atentados del 11 de septiembre 2011, filmado por la directora india Mira Nair, se abre este miércoles la 69 edición del Festival de Venecia, que contará con un programa rico en estrellas y cine de autor.

La película, que lleva por título El fundamentalista reluctante y que fue presentada fuera de concurso, fue bien recibida por la prensa. Retrata con ritmo eficaz el conflicto entre Occidente y Oriente, entre los diferentes fanatismos, tanto religioso como cultural y económico, y resulta una clara denuncia de la intolerancia.

«Las apariencias engañan» es el lema de la película, protagonizada por Riz Ahmed y Kate Hudson, basada en la novela superventas del mismo título, traducido a 25 idiomas.

La historia del brillante joven paquistaní Changez, que alcanza el éxito como analista financiero en Nueva York, cerrando empresas en todo el mundo y suprimiendo empleos, se desmorona frente a las contradicciones del sueño americano después de los atentados del 11 de septiembre del 2011, que hacen añicos sus convicciones.

La transformación del joven, formado en Princeton, que cumple todos los requisitos para triunfar en Estados Unidos y que incluso conquista a una fotógrafa de familia rica, se inicia con los atropellos y abusos que padece por el color de su piel, por los injustificados controles de policía, por el miedo y la intolerancia que se desatan en ese país tras los fatídicos atentados.

«Es la historia de un conflicto entre ideologías», sostiene la directora, ganadora en 2001 del León de Oro con La boda del Monzón, quien vive entre India y Estados Unidos, como el protagonista de su película.

El festival, que este año cumple 80 años de existencia, aunque celebra su 69 edición por las interrupciones durante la Segunda Guerra Mundial y por las protestas de los años 60, se abre en un clima positivo, en una ciudad que, a pesar de la crisis económica que azota a la península, inaugura el mismo día la Bienal de Arquitectura, una de las citas más importantes del sector en el mundo.

«Una demostración de fuerza y eficiencia. Mostramos al mundo lo que somos», aseguró con orgullo Paolo Baratta, presidente de la Bienal de Venecia, la entidad semipública que coordina las manifestaciones culturales en la ciudad de los canales.

Con un nuevo look, gracias a la creación de una plaza común, arranca la nueva edición, que este año propone durante diez días un desfile de estrellas y películas realizadas e interpretadas por grandes firmas del cine mundial, entre ellas Robert Redford, Brian de Palma, Terrence Malick, Takeshi Kitano, Marco Bellocchio.

El amable espacio al aire libre, con terrazas y sillones, que cubre parte del agujero abierto hace dos años para la realización del fallido nuevo Palacio del Cine, mejora la imagen del festival, que intenta renovar sus vetustas infraestructuras.

El jueves se inicia la competición oficial con la proyección de las dos primeras películas en concurso: Izmena (Traición), del ruso Kirill Serebrennikov, y Superstar, del francés Xavier Giannoli.

En total, 18 filmes han sido seleccionados para disputar el codiciado León de Oro, que será otorgado por un jurado presidido por el cineasta estadounidense Michael Mann y formado, entre otros, por el director de cine argentino Pablo Trapero.

El cine latinoamericano estará presente también en secciones paralelas, como Horizontes, donde compiten largometrajes y cortometrajes de cineastas de Brasil, México, Argentina y Paraguay.

Modificado por última vez en Jueves, 30 Agosto 2012 20:51

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar