miércoles, 13 noviembre 2019, 02:07
Lunes, 21 Octubre 2019 06:35

Crispado duelo electoral en último debate en Argentina

Escrito por  Maylín Vidal/PL
Valora este artículo
(0 votos)

Macri, el presidente-candidato, no perdió oportunidad en sus intervenciones para echarle al kirchnerismo y poner más presión a la marcada grieta política y social.


Un crispado debate que exacerbó en algunos la polarización reinante en Argentina dejó el último duelo televisivo entre los seis aspirantes presidenciales con rifirrafe desde todos lados y mayores encontronazos entre Mauricio Macri y Alberto Fernández.

La tensión se profundizó aún más en este debate en la Universidad de Buenos Aires, a una semana de la elección, en el que Macri, el presidente-candidato, no perdió oportunidad en sus intervenciones para echarle al kirchnerismo y poner más presión a la marcada grieta política y social.

En este round final, donde se jugaron el todo por el todo ante millones de televidentes, Macri (Juntos por el Cambio), Fernández (Frente de Todos), Nicolás Del Caño (FIT), Juan José Gómez Centurión (Frente NOS), José Luis Espert (Frente Despertar) y Roberto Lavagna (Consenso Federal) presentaron sus propuestas en Seguridad, Empleo, Producción e Infraestructura.

También hablaron sobre Federalismo, Calidad Institucional y Rol del Estado, Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda, este último eje con discrepancias candentes.

Fueron fuertes los cruces desde varias fuerzas, pero acentuado entre el mandatario y su mayor rival, Fernández. Macri arremetió varias veces contra el kirchnerismo, la fuerza política representada en la figura del fallecido presidente Néstor Kirchner y la actual candidata a vice de su principal contrincante, Cristina Fernández.

Así lo hizo desde el primer momento cuando le tocó su turno para hablar de seguridad y comenzó a dirigirse a 'ellos', luego abiertamente al kirchnerismo y al candidato del Frente.

Fernández, que varias veces llamó al presidente a ser serio y hablar con la verdad, subrayó que el problema de la inseguridad está directamente vinculado a la desigualdad y en estos últimos años el entramado social se ha quebrado.

Mientras del Caño propuso crear una comisión de investigación independiente conformada por víctimas y familiares de la violencia institucional, Lavagna pidió penalizar con fuerza los delitos de género, el liberal Espert insistió en bajar la edad de imputabilidad a los 14 años y Centurión por blindar las fronteras con el ciento por ciento del país radarizado.

Macri con su verbo cada vez más duro contra su mayor contrincante volvió a referirse a 'ellos' para subrayar que en este tema como en otros eran muy distintos.

'Presidente, gracias a dios no nos parecemos en nada. Me preocupa que, por mucho que diga, el consumo de droga ha aumentado en estos años. Eso quiere decir que el negocio ha proliferado. Vamos a tratar el tema con menos marketing y más seriedad', le contestó Fernández, quien en varias ocasiones evitó poner leña al fuego a la grieta y centrarse en los índices de la gestión del presidente.

Miradas diametralmente opuestas también se expresaron al abordar el eje de empleo, producción e infraestructura, uno de los más peliagudos en medio del estado de recesión que atraviesa el país.

En un tramo del debate Espert increpó al candidato que más votos logró en las primarias de agosto pasado y exjefe de Gabinete. 'Parece ser que en un gobierno que hubo una asociación ilícita, ¿usted no vio nada o fue cómplice de eso?', le preguntó.

Ecuánime, Fernández le contestó: cuando tuve diferencias, renuncié y me fui a mi casa y nunca un juez me citó a dar explicaciones. No es la suerte del presidente, que cuando deje el Gobierno lo esperan más de 100 causas donde está siendo investigado. No tengo nada que ver con la corrupción, puedo darle clases de decencia'.

Otro de los puntos espinosos fue el de federalismo, calidad institucional y rol del estado pero la temperatura fue aún mayor en desarrollo social, ambiente y vivienda. Macri volvió a lanzar críticas al kirchnerismo, Fernández le señaló que definitivamente no se parecen en nada. 'Y cuando entramos al tema de la pobreza es donde menos quiero parecerme a usted', le dijo.

El presidente finalizó, como era de esperar, señalando que 'en las últimas semanas el kirchnerismo volvió a ponerse agresivo' tras mostrarse convencido de que 'no sólo vamos a dar vuelta esta elección. Vamos a dar vuelta la historia de Argentina'.

A su turno, Fernández llamó a poner a Argentina de pie. 'Que en la grieta se queden ellos, vamos a abrazarnos todos porque Argentina puede crecer y nos merecemos el país que todos soñamos'.

El último debate dibujó un mapa político que será reflejado el domingo próximo en las urnas, con una ciudadanía que sufre en carne viva la economía decadente y se pregunta que pasará tras las elecciones.

Visto 395 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar