“Shoplifters”, el tierno retrato del director japonés Hizokazu Kore-eda de una familia pobre improvisada, ganó la Palma de Oro, el máximo honor del Festival de Cine de Cannes.