miércoles, 25 abril 2018, 23:42
Sábado, 14 Abril 2018 06:39

Nueva agresión yanqui a Siria

Escrito por  Arnaldo Musa/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(7 votos)
EE.UU. y sus aliados lanzaron más de 100 misiles sobre objetivos en Siria EE.UU. y sus aliados lanzaron más de 100 misiles sobre objetivos en Siria
Cuanta más presión se ejerza sobre Trump, más errático y peligroso es el comportamiento hacia el exterior, y más cuando ha logrado nombrar entes ultraderechistas en su gabinete.

Decenas de miles de personas inundaron las calles de las principales ciudades sirias en respaldo a su presidente, Bashar al Assad, y en repudio a la agresión misilística lanzada por Estados Unidos, con la participación cómplice del Reino Unido y Francia, utilizando, como en ocasiones anteriores, el pretexto de un ataque químico del ejército sirio en la localidad de Duma, sin contar con la anuencia del Congreso y el Consejo de Seguridad de la ONU y sin esperar el análisis de un grupo de expertos que investigaba el caso.  

Aún sin conocerse todos los datos al respecto, la agresión anunciada tres días antes por el presidente norteamericano, Donald Trump, y respaldada al unísono por su colega francés, Emmanuelle Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, consistió en el lanzamiento de unos 150 misiles contra una planta científica en las afueras de la capital, Damasco, ya atacada dos veces por Israel, y almacenes del ejército en Homs, así como un tercer punto no especificado en el primer momento.

Los artilleros sirios derribaron, por lo menos, 13 misiles de los agresores, y ahora se cumple la tarea de reparar los daños producto del cobarde hecho.

Rusia, a su vez, calificó el ataque de injustificado. Dijo que se efectuaba en un momento en el que el pueblo sirio estaba muy próximo a la paz, gracias a la inminente derrota de los terroristas y al diálogo entre las diversas facciones opositoras con el gobierno.

Tanto Moscú como Damasco indicaron que esta nueva agresión no quedará sin respuesta.

Como se recordará, Trump bombardeó en abril del 2017 una base militar siria, en respuesta a un ataque con gas sarín en Jan Sheijun, del que acusaron también sin pruebas al gobierno de Damasco, que siempre ha negado su responsabilidad por los ataques químicos que le han atribuido falsamente durante la guerra incoada por Occidente y que ha devastado al país desde el 2011.

Pero el verdadero motivo de Trump, en esta ocasión, radica en problemas completamente diferentes y de carácter interno.

Cuanta más presión se ejerza sobre él, más errático y peligroso es el comportamiento hacia el exterior, y más cuando ha logrado nombrar entes ultraderechistas en su gabinete.

Esta nueva agresión tiene muy poco que ver con la población de Siria. De otro modo, tendría que existir una estrategia coherente para el futuro de ese país, pero Washington no la tiene. Recuerden que por la “vía diplomática del tuiter”, Trump informó sobre la inminente retirada de las tropas estadounidenses enviadas allí, pero luego anunció el ataque “limitado” efectuado hace unas horas, amenazó a Rusia y deshumanizó al mandatario sirio.

Para observadores objetivos, nada amigos de Moscú y Damasco, sin los presidentes de Rusia y Siria no será posible poner fin a la guerra, el sufrimiento y la muerte en Siria. La nueva escalada presidencial por Twitter marcó un nuevo punto bajo y muestra el distanciamiento de Trump de las normas de la diplomacia internacional, agravado en lo que concierne a los derechos humanos.

Con un tuit, Trump respondió a una advertencia rusa: si los objetivos rusos fueran atacados, no solo serían destruidos los misiles, sino también las plataformas desde donde fueron disparados. Esa abierta amenaza no provino del Kremlin, sino del embajador ruso en el Líbano, es decir, no exactamente de una persona a la altura de Trump. Y Rusia, ciertamente, no está interesada en una confrontación directa con Estados Unidos, y sí en destruir totalmente al terrorista Estado Islámico, que, dicho sea de paso, aún no ha sido completamente derrotado y sus maltrechas huestes fueron rescatadas por Occidente de una derrota total.

Por un aplauso fácil de sus seguidores, Trump vierte petróleo sobre el fuego del conflicto sirio, ayudado por el nuevo asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, quien desde hace años aboga por una guerra contra Irán. Y a pesar de todas las consecuencias desastrosas, sigue pensando que la agresión e invasión a Iraq fue una buena idea.

Visto 510 veces

Medios

EE.UU. no se resigna a la derrota de sus ahijados por el ejército sirio y la intervención solidaria de la fuerza aérea rusa

Mientras se trata de condenar a Siria y Rusia por luchar contra el terrorismo, Estados Unidos sigue atacando con sus aviones amplias zonas del país árabe.

Comentarios  

 
#1 manuel 16-04-2018 12:29
Los medios desinforman mucho de ambos bandos. Lo que si tenemos que tener claro. que los EE UU hacen lo que les venga en ganas. Antes del ataque hubo mucha algara billa. al Final el secretario de Defensa de EE UU antes de atacar le informo a Moscú sobre el corredor aéreo y que iba a lanzar los Cohetes. si pueden lanzar cohetes a cualquier parte de Siria. para que los Rusos se metan en el Conflicto los cohetes tienen que ir directo a las bases Rusas dentro de Siria. Cada ves me convenzo mas que los Grandes se entienden. Por que Trump se aguanto con Corea del Norte. Por que los Coreanos si se la ponen donde va.me tiras y te tiro nuclear ,convencional como quiera que sea. cada ves el mundo esta mas complicado y peligroso. ahora están las noticias que fue el ejercito sirio el que dio respuesta a los Ataques de EE UU. si tiraron 130 cohetes y les derribaron 71. por eso les digo que los medios desinforman. no conoces la verdad. Mi criterio. esta era la Oportunidad para que los Rusos se hubieran metido de alleno en el terreno.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar