lunes, 15 julio 2019, 21:54
Lunes, 30 Julio 2012 10:41

Opinión: La última temporada de Skippy

Escrito por  Lemay Padrón Oliveros
Valora este artículo
(3 votos)

Las aventuras del más famoso de los canguros australianos no se producen desde hace décadas, pero en Cuba el pesista Sergio Álvarez heredó el apodo desde que llegó al concentrado nacional, siendo apenas un juvenil.

Las aventuras del más famoso de los canguros australianos no se producen desde hace décadas, pero en Cuba el pesista Sergio Álvarez heredó el apodo desde que llegó al concentrado nacional, siendo apenas un juvenil.

 

Los Juegos de Londres-2012 se presentaban en su agenda como su última oportunidad para llevar a sus vitrinas la única medalla que le faltaba, la olímpica, y desgraciadamente no pudo cumplir su sueño pese a las miles de horas dedicadas al entrenamiento.

 

Luego de una buena participación en el arranque, Skippy no pudo lograr ningún intento válido sobre 150 kilogramos en el envión, y en definitiva a los libros de récords va como descalificado. De todas maneras no hubiera podido encaramarse en el podio, aunque levantara esa cifra en cualquiera de sus tres oportunidades, porque otros competidores pusieron el listón bien en alto.

 

Triste final para un atleta todo coraje, y por eso sería injusto dejarlo partir así como así, porque se trata de alguien que alcanzó varios títulos panamericanos y medallas en campeonatos mundiales, y fue de los que se crecían en el momento de las competiciones.

 

Me viene a la memoria ahora con dolor la injusticia que se cometió con él en el año 2004, cuando mentes estrechas le vetaron su participación en los Juegos de Atenas, precisamente en su mejor momento, pues los mundiales de 2001 y 2003 habían mostrado su estabilidad en la elite de su categoría.

 

De ahí en adelante nunca fue el mismo a nivel planetario, aunque sumó los títulos continentales de Río de Janeiro-2007 y Guadalajara-2011. El tiempo perdido por esa funesta decisión ajena le pasó factura y jamás lo pudo recuperar, porque cada deportista tiene su momento pico, y el de Sergio Álvarez debió ser en Atenas-2004, no después.

 

Dicen que la última imagen es la que queda, pero es así solamente si quienes debemos resumir la labor de alguien lo permitimos. En este caso no quiero que suceda, y aunque la última temporada no fue la mejor, espero que sigamos recordando al Skippy de las pesas con el mismo cariño y añoranza que recordamos al canguro de nuestra infancia.

Visto 1601 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Agosto 2012 10:14

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar